TALLERES (RE) 3 – SAN MARTÍN DE BURZACO 0: ESCALADA SIN REMEDIOS

Por: Marcelo Patroncini

Se recuperó el Rojo de Escalada del empate ante Berazategui que le había significado perder la cima en manos de Dock Sud. No obstante la parda de los Inundados ante Argentino de Quilmes, y la goleada del Tallarín por 3 a 0 frente a Sanma volvió las cosas en su lugar para que los de Timote y Castro demuestren una notable mejoría para regresar a lo más alto del torneo.

Juega muy bien Talleres de Remedios de Escalada. Tiene estilo, es candidato por historia pero a su vez despliega un nivel superior para lo que es la Primera C. Destellos por las bandas sobre todo por el carril derecho, con César Borda que defiende muy bien la histórica y gloriosa número cuatro albirroja, y un ataque digno de temer con jugadores de otra divisional. Así el puntero confirma estar donde se merece.

Desde el comienzo, el local fue mucho más que San Martín de Burzaco. En media hora de juego los de Cristian Aldirico habían tenido tres situaciones claras y dos tiros en el travesaño. El 0 a 0 parecía injusto pero en el epílogo de la etapa inicial llegó el premio para el Rojo cuando Eduardo Berón, con un remate cruzado superó a Federico Scurnik.

El 1 a 0 era poco para este Talleres que, se aseguraba quedar en lo más alto, pero por su juego merecía más. Y los gritos en la tardenoche del sur bonaerense llegaron en la complementaria. Pasado el cuarto de hora del segundo tiempo llegó un desborde de Martín Civit quien mandó el centro para la entrada de Berón que venció nuevamente al «Ruso» de Burzaco.

Timote y Castro era fiesta por doquier y para decorar el holgado triunfo faltó el tanto del goleador de la divisional. Lucas Comesaña, a 10 del final, le dio un penal al Tallarín que Gastón Corado se encargó de cambiar por gol para sellar la goleada final.

Talleres escaló otra vez a lo más alto de la Primera C goleando por 3 a 0 a San Martín de Burzaco que hilvanó su tercera derrota consecutiva. Pero la nota volvió a darla el Rojo con su fútbol de alto vuelo, tan alto que mira a todos desde arriba.