ARGENTINA 0 – AUSTRIA 0: NO ENCONTRÓ LA LLAVE

Batalla es consolado por sus compañeros, tras el empate frente a Austria. (FOTO:fifa.com)

En el cierre del grupo B del Mundial Sub 20, la Argentina no le pudo ganar a Austria, y terminó consiguiendo un empate en 0, que lo deja al borde de la eliminación. El plan de los austríacos salió a la perfección: jugó pensando en el empate, y terminó jugando la última media hora sin ningún jugador ofensivo, sancándose de encima la pelota, y sin pasar la mitad de cancha. Pero al tener tantos jugadores en su propio campo, no le permitió generar peligro al albiceleste, y a ahora dependerá de un milagro su clasificaión a octavos de final.

En el primer minuto de juego, el equipo europeo pudo haber abierto el marcador en dos ocaciones: Andreas Gruber disparó a los 17 segundos, y Augusto Batalla envió el balón al córner. De ese mismo tiro de esquina, Valentin Grubeck cabeceó, y Tiago Casasola salvó en la línea. Los austríacos jugaban a los pelotazos para que sus dos delanteros la aguanten, y fue así como a los 7 casi convierte Grubeck con un tiro de volea que se fue pegada al palo. De ahí en más, el partido fue un monólogo argentino. Nicolás Tripichio casi convierte el primero tras un centro atrás de Ángel Correa, pero cuando parecía que el balón se metía al fondo de la red, Giovanni Simeone no pudo correrse y terminó dando en él.  De un córner en contra, Cristian Espinoza lideró una contra y cedió para Correa que remató, pero el disparo lo contuvo el arquero Tino Casali.

Correa intenta escapar a la marca de dos austríacos (FOTO: fifa.com)
Correa intenta escapar a la marca de dos austríacos (FOTO: fifa.com)

A partir de la media hora, los albicelestes intentaron por todas partes. Simeone y Espinoza hicieron un gol cada uno, que fueron anulados por el juez de línea por correctas posiciones adelantadas. A los vestidos de rojo, el punto le servía para clasificar, entonces a los 41, el técnico Andreas Heraf mandó a la cancha a Michael Brandner por Grubeck y pasó de un 4-4-2 a un 4-5-1. En su campo, los espacios escaseaban, y ningún jugador argentino podía penetrar el muro que establecía la defensa rival. Pero fueron los de atrás quienes intentaron: primero Tripichio apareció por izquierda y sacudió, exigiendo a que Casali se estire para enviar la pelota al córner; y en la última jugada de esa primera parte, Emanuel Mammana se proyectó y metió un pase en cortada, que desvió Tomás Martínez con su taco, dejándole servido el gol a Simeonre, pero Gio remató a donde estaba parado el guardametas, desperdiciando la oportunidad.

En el complemento, Heraf mandó a otro defensor, y sacó a Gruber, que fue el que más peligro le llevó a la defensa argentina. Con el pitido inicial de los últimos 45 minutos, se vio la clara idea de que Austria sólo se iba a defender. Fueron escasas las veces que pasaron la mitad de cancha, y escasas las oportunidades que logró generar la selección de Grondona. Para colmo, Correa contaba con una doble (y triple a veces) marca, que lo aislaba del juego por momentos, aunque a veces se la rebuscaba para aparecer e intentar sobresalir.

Alejandro Romero Gamarra (ingresó por Casasola) y Facundo Monteseirín tuvieron sus oportunidades en el arranque, pero no tuvieron buenos destinos. Correa, también contó con la suya, y cabeceó un centro de «Cacu» Romero Gamarra, que se fue alto. Faltaban 25 minutos, y el DT austríaco mandó a cancha al último defensor que tenía en el banco y sacó al otro delantero, para quedar con una formación 5-5-0. Si la Argentina no tenía lugar, ahí menos. Los espacios no aparecían y fue Correa quien contó con la últimas dos chances para ganar el partido: a los 39, después de una gran jugada, encontró un rebote y remató, pero Casali logró contenerlo; y a los 41, un defensor quiere despejar la pelota, pero da en el cuerpo del ex San Lorenzo, y por centímetros no se metió en el arco europeo. Más allá de los 4 minutos que adicionó la terna japonesa, los de Grondona no pudieron romper la muralla, y el partido finalizó.

Fiel imágen de lo que fue el partido: Pavón luchando contra 4 jugadores
Fiel imágen de lo que fue el partido: Pavón luchando contra 4 jugadores

El empate deja muy mal parado al equipo argentino, que quedó tercero, con a penas dos unidades y menos uno en la diferencia de gol. Y, aunque no fue eliminado de la competencia, deberá esperar dos empates en los encuentros entre Myanmar – Nueva Zelanda y Senegal – Quatar. Si uno de los dos encuentros resulta con un ganador, la selección nacional, quedará automáticamente eliminada del mundial.

Por su parte, Austria mostró un juego pobrísimo, en el que no pasó la mitad de cancha. Sin embargo, el punto le sirvió para clasificar a los octavos de final como segundo del grupo B, con 5 unidades; y deberá esperar a que se cierre la tercera jornada, para saber quien será su rival en la siguiente instancia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*