INDEPENDIENTE 1 – RACING 1: LA BENGALA SERÁ TERRIBLE

El Rojo se quedaba con un clásico opaco en el Libertadores de América y celebraba de antemano otra victoria ante el rival de toda la vida. Sin embargo en tiempo de descuento, y después de una pequeña interrupción por las bengalas encendidas, Lisandro López de chilena igualó las acciones para estampar el 1 a 1 final en Avellaneda.

Independiente, tildado de candidato por la riqueza del plantel que no estará entretenido en la doble competencia, fue levemente superior a su eterno rival pero no pudo vulnerarlo. Racing, en cambio, todavía no le encontró la vuelta a las ideas de su nuevo entrenador, Facundo Sava, quien a pesar de tener un equipo armado y en pleno funcionamiento tras la ida de Diego Cocca, parece haber tocado piezas sensibles que dañaron el andar de una máquina que ya estaba aceitada.

Los dirigidos por Mauricio Pellegrino dominaron las acciones en el Libertadores de América pero estuvieron imprecisos en la parte ofensiva. Ni siquiera pudieron aprovechar el temeroso momento de Sebastián Saja que titubeó en cada corte e incluso hizo vista en algunas oportunidades que podía haber controlado sin siquiera dejar librado todo a la fortuna. La visita se acomodó mejor en la segunda parte pero, en la más clara que tuvo, Diego Rodríguez desvió al tiro de esquina un remate de Luciano Aued.

Todo parecía que iba a terminar sin goles pero sobre el final llegaron las emociones. A los 40 minutos, Emiliano Rigoni elaboró una gran jugada personal y descargó para Leandro Fernández quien no perdonó bajo los tres palos y marcó el 1 a 0 para el dueño de casa. Fue ahí cuando la gente comenzó a disfrutar que la paternidad se extendía a pesar de obtener una victoria que nada tenía que ver con el histórico paladar del conjunto colorado. Y se encendieron varias bengalas por lo cual Diego Abal se vio obligado a detener las acciones hasta que se haya disipado el humo.

Cuando se reanudó la contienda, la Academia sacó fuerzas de donde no tenía y en tiempo cumplido Rodrigo De Paul guapeó una pelota contra el banderín del córner, descargó para Oscar Romero y el paraguayo envió el centro al corazón del área para que López de chilena anota el 1 a 1 definitivo en Bochini y Alsina.

El empate en el clásico estaba cocinado pero todo indicaba que sería sin goles. En el epílogo Independiente sintió que tenía el triunfo en el bolsillo y festejó antes de tiempo. Pero cuando pasó el momento de las bengalas llegó la maravilla del «Licha» para poner justicia en el marcador y silenciar a todo el estadio con el 1 a 1 final.

Acerca de Marcelo Patroncini 17884 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web