INDEPENDIENTE 1 – GUABIRÁ (BOL) 0: SIN BRILLO PERO EN OCTAVOS

Foto: Prensa Independiente

Por: Francisco Alí | mayo 26, 2021


Independiente fue el amo y señor de los noventa minutos ante Guabirá pero solo ganó por 1 a 0 en un duelo en el que le faltó claridad en los últimos metros. Al Rojo le costó romper el muro defensivo de los bolivianos que solo se dedicaron a esperar y hasta pudieron igualar por un penal desviado. El equipo de Falcioni se quedó con el único pase a octavos de final de la Copa Sudamericana del Grupo B y ahora pensará en las semifinales de la Copa de la Liga del lunes frente a Colón.

El control total del primer tiempo fue para los Diablos que dominaron la pelota y no se desesperaron por atacar. Con paciencia, el dueño de casa molestó a una defensa boliviana que jugó a defenderse con una férrea línea de cinco atrás. Seis jugadores distintos probaron al arco (Silvio Romero, Juan Manuel Insaurralde -cabeza- Sergio Barreto, Sebastián Palacios, Gonzalo Asís y Lucas Romero), sin embargo sólo el intento del «Tucu» hizo transpirar al arquero Saidt Mustafá en un mano a mano incómodo en el área. Fue un Rojo sin sorpresa ni lucidez con un buen rendimiento de Lucas Romero. El Azucarero no se preocupó demasiado por pasar la mitad de la cancha aunque lo logró gracias a una contra que culminó en un disparo de Gustavo Peredo que descansó en las manos de un poco exigido Sebastián Sosa. El Rojo mereció la diferencia pero le faltó la puntada final en la etapa inicial.

Más de lo mismo en el complemento. El equipo de Julio César Falcioni movió el balón -la mayoría de las veces sin un rumbo peligroso- y generó varias chances inofensivas sin acertar a los tres palos de Mustafá. Estuvo cerca por un disparo en el travesaño de Silvio Romero pero volvió a ser una formación con pocas ideas ante el esfuerzo defensivo de un contrincante de menor nivel. El gol del triunfo llegó sobre el final por una carambola a la salida de un córner: Silvio cabeceó, el arquero atajó y el rebote le quedó al capitán para romper el cero de una vez por todas. Faltó acción en un Rojo que no tuvo demasiadas luces pero, claramente, venció merecidamente al conjunto de Ezequiel Andrada. El único dolor de cabeza en el local fue un penal que Sebastián Sosa le hizo a Anderson Górgora en el primer (y último) acercamiento visitante al área. Willian Álvarez no estuvo fino en la ejecución y su pena máxima dio en el palo y salió. Sin brillar y con poca claridad, el Rojo quedó triunfador en casa.

A octavos de final de la Sudamericana y cambiar el chip al de la Copa de la Liga. Independiente ganó su partido contra Guabirá por la mínima diferencia y, sin brillar y con poca lucidez en ataque, se metió en la siguiente ronda de la competencia.

🤞 Subscribite al Newsletter y recibí la revista semanalmente