HURACÁN – SAN LORENZO: LAS VOCES OFICIALES DEL GLOBO Y EL CICLÓN PALPITAN EL CLÁSICO

Buenas y Santas. La ilusión de ambas es un Cuervo que vuela en Globo por el mundo del periodismo deportivo. Laura Corriale y Daniela Cardo, se metieron en el Ojo del Huracán. Ambas incursionaron en programas partidarios pero les llegó la oportunidad de convertirse en la voz oficial de sus clubes, una responsabilidad, sin dudas, de gran magnitud. Vermouth Deportivo decidió reunir a ellas en el Gran Café Tortoni, ícono de la cultura porteña, con el fin de palpitar el clásico entre Huracán y San Lorenzo que se jugará este domingo en Parque Patricios. Y en una extensa charla nos contaron un poco cómo viven del lado Quemero y del costado del Ciclón sus labores así como también los 90 minutos de fútobl.

Vermouth Deportivo: Se aproxima el clásico y Ustedes por un lado tienen la subjetividad de los colores pero la objetiva responsabilidad de ser comunicadoras oficiales. ¿Cómo se vive este partido?
Daniela Cardo: Son sentimientos encontrados. Si yo digo cuál es el primer clásico que vi entre San Lorenzo y Huracán, fui ya siendo prensa, no tal vez oficial del club que soy hace tres años pero sí siendo partidario. Por tema seguridad, vivo en zona oeste, mi mamá no me iba a dejar nunca ir a un clásico. Hoy por hoy, clásico en San Lorenzo me tocó uno solo para acreditarlo y laburarlo y, es loco. Por un lado me saco el cassette de hincha, el lado de hincha, y estoy trabajando de manera oficial del club. Estoy 10 horas antes en el estadio, el partido uno lo vive desde el lado del trabajo, del que todos estén bien, que nada salga mal, que no somos enemigos sino que somos un clásico. Si puede ser con un triunfo es como un mimo a todo el esfuero que di antes para llegar a ese partido, que la gente de Huracán se sienta cómoda, que se sienta como en su casa. En el último clásico que jugamos en San Lorenzo teníamos a los jugadores de Huracán en la sala de prensa por un tema de disposición, de seguridad, y uno quería ver que estén bien ellos, que las transmisiones estén bien. Hoy San Lorenzo tiene la posibilidad de darles cabina y eso está buenísimo. Después, de visitante, uno se relaja, busca que, como nexo, el periodismo de uno pueda laburar tranquilo. De visitante es como que podés seguir más el clásico y ver que estás jugando contra Huracán, pero la verdad es que con Huracán nos enfrentamos también en el hockey sobre patines y ambos clubes son muy históricos en esa disciplina. Y la verdad es que las dos instituciones tienen muy buena relación, se llevan muy bien. Si vuelvo a momentos cuando entré en San Lorenzo, antes de encargarme de acreditaciones, hicimos en la Feria del Libro un encuentro entre Matías Lammens y Alejandro Nadur y también estaba bueno eso porque los dos clubes estaban en la feria del libro y estuvo muy bueno que se mostraran juntos, dando un mensaje de paz y que simplemente somos rivales y no enemigos.
Laura Corriale: Yo la escucho hablar y es lo mismo que nos pasa a nosotros. Cuando asumís y pasás a formar parte de la imagen de tu club, es nada más y nada menos que una responsabilidad inmensa y en un clásico mucho más. Porque tenemos muchos medios, muchos más ojos en tu estadio. Y esa frase de Daniela es maravillosa, el resultado pasa a ser un mimo. Me ha pasado, en partidos secundarios, como por ejemplo el otro día que Huracán le ganó a Estudiantes y yo recién al otro día dije «che, mirá la tabla, mirá los números». La verdad que en el momento estás totalmente pendiente que la imagen que tenés que dar es profesional, que estén bien atendidos, porque es la difusión de imagen de tu club, de tus colores. Es mucho lo que te jugás si te mandás macanas o no trabajás de la manera correspondiente. Es como cuando invitás a alguien a tu casa, viene alguien a tomar un café y si el café está frío, si el baño no tiene luz, después van a decir «no vayas más a la casa de Laura porque es un desastre». Acá pasa lo mismo. Yo siento que la gente que viene al Ducó viene a tu casa, entonces cómo recibís vos a la gente en tu casa. Querés que te digan «qué linda la cancha, mirá como nos recibieron, mirá qué bueno esto». Que la imagen del clásico para por otro lado, no seguir fomentando el odio, que digan «llegamos y no nos abrieron la puerta, nos maltrataron» o un montón de cosas que esperemos no pasen. Coincido ciento por ciento que el resultado pasa a un lugar secundario porque sos la imagen de tu club. Necesitás que la gente que vaya diga «estuve en la cancha de Huracán y la verdad es impresionante». El resultado, obvio, es importante pero en el momento es como dice ella, estás 10 horas antes y estás más pendiente que la cabina siete tenga luz y teléfono. Después los jugadores sabrán lo que hacen dentro de la cancha pero nuestra labor, cuando te convertís en profesional, pasa por otro lado. Es loco para el hincha escucharlo pero pasa por otro lado, sin dudas.
VD: ¿Cómo llegaron a ocupara el departamente de prensa de cada club?
LC: Primero tenía un programa partidario que era «El Ojo del Huracán». Después pasó a ser transmisión, le agregamos página web, fue creciendo. Fue mutando mucho el medio y, la verdad que nos empezó a ir bien como medio partidario. Eso nos dio una vidriera y una visión que a la gente de Huracán le empezó a llamar la atención. Por otra parte, paralelamtente a esto, cambió la voz del estadio de Huracán. La verdad que la gente que venía no tenía continuidad, iba a dos partidos, faltaban. Me empezaron a llamar de urgencia, me decían «vení a cubrirnos que no tenemos locutor», hasta que hablé y les dije que estaba dispuesta a asumir de manera más responsable, más específica y si querían que sea la voz del estadio, yo hablaba con los chicos del «Ojo» que lo iban a entender. Así empecé siendo la voz del estadio y, hace un tiempo, en la tercera presidencia de Nadur, estaba dentro de sus proyectos renovar el departamento de prensa. Lo llama primero a Marcelo Salvio, que es el gerente de comunicación, que es mi jefe, y le manifiesta el deseo de cambiar el departamento. En eso surge, que entre Nadur y él, me eligen a mí como jefa de prensa. Me depositaron mucha confianza, en ese momento tenés ganas de salir corriendo, porque el medio partidario es tuyo, pero acá era la imagen de Huracán. Una macana tuya se multiplica pero por ahora, gracias a Dios, va todo muy bien. Nos acompaña también Nicolás Roncoroni en la parte del plantel profesional, un montón de redactores y amigos que no voy a mencionar porque gracias a Dios son muchos, pero todos la están rompiendo y están haciendo un laburo excepcional. Así empezamos a formarnos, yo llegué por esa convocatoria, la voz del estadio ya me había dado cierta visibilidad, el «Ojo» también había hecho lo suyo, y acá estamos. Hace 8 meses que asumimos y estamos muy contentos. Tenemos muchos desafíos, cada vez intentamos dar pasitos más firmes, y en eso estamos. Será nuestro primer clásico así que estamos con mucha expectativa. Cuando vi el fixture y leí «San Lorenzo, Boca y River en el Ducó», la verdad que es buenísimo en lo futbolístico pero es todo un desafío para un departamento de prensa que está empezando.
DC: Yo tuve una historia como periodista, pasé por el ascenso y había colgado el micrófono y la lapicera. En 2013 aparece Buenas y Santas, un medio hecho todo por mujeres, y fue una idea mía que hoy sigue al aire. En 2014 yo tengo un gran amigo mío que es quien maneja las peñas de San Lorenzo, que es Andrés Terzano, que ya nos conocíamos de otro trabajo. Él me invita a pertencer a las peñas sin ser de ninguna, y era ser parte del departamento de prensa de peñas. Todo ad-honorem, por gusto, así que acepté. Empecé en la página web ayudando al responsable, y al tiempo salió la idea de hacer una revista del departamento de peñas mientras yo seguía con Buenas y Santas. Mi desafío fue hacerle una entrevista a Matías Lammens así que me dijeron que le escriba y lo entreviste. Cuando me comunicó con Matías, arreglamos día y hora para hacer la nota. En la conversación salió el tema que estaba buscando trabajo y ahí quedó la cuestión pero, al tiempo, sale la revista, le gusta la nota y me preguntó si seguía buscando trabajo. Ahí me invitó a que esa misma semana me reuna con Román Perroni que hoy es el jefe de prensa de básquet y me sumaron para la página web en 2015. Hacía todos los deportes federados que a mi me encantan hasta que en 2016, en unas vacaciones de alguien que estaba en prensa, me piden que lo reemplace en acreditaciones. Yo ya tenía muy buena relación con Marcela Nicolau que es la jefa de prensa del plantel, y en mayo debuté en acreditaciones. A partir de ahí pasé a ser planta permanente de San Lorenzo. En 2016 que jugamos con Lanús en cancha de River fue mi gran desafío, la gente de River me ayudó muchísimo para ese partido y me hice cargo de todas las acreditaciones para la Gran Final. Marcela, una genia total, estuvo ayudándome. De ahí se venía el segundo mandato completo al que apuntaban Matías y Marcelo (Tinell), hubo una reestructuración total del departamento de prensa. Andrés Gómez Franco, que estaba en AFA, pasa a ser director de comunicación en el club, se reúne conmigo y me dijo que quería que siga con acreditaciones. Ahí empezamos a trabajar con el fin de pulir, de mejorar, tuve un gran apoyo de Andrés y seguí con acreditaciones. El año pasado, con Arsenal, debuté como voz del estadio porque Román Perroni no podía. En junio de este año serán tres años que estoy en San Lorenzo, y hace dos que estoy en planta. Dejé Buenas y Santas pero por suerte las chicas la siguen rompiendo. Ahora estoy en San Lorenzo, siempre digo que es una etapa en mi vida, no creo qu esté toda mi vida en San Lorenzo. Amo el club pero es bueno saber que hay etapas que se pueden cerrar.
VD: Las dos han sido la voz del estadio, Laura ya permanentemente y Daniela esporádicamente, pero ¿cómo fue esa primera vez?
LC: La primera vez fueron suplencias porque no daban con alguien que pudiese dar continuidad y que conforme al club. Me entero tres horas antes y me dicen «venite porque se nos cayó la persona que iba a venir». Ahí avisé a los de la transmisión en la que estaba. Y nada, llegué tanto tiempo antes que no estaban las puertas abiertas del estadio, no estaban los vallados puestos de la policía, estaba abierto el tránsito. Fui a la nada, para qué iba a ir tanto tiempo antes, pero yo estaba con mis papelitos parada en la puerta del estadio sin entender mucho lo que estaba haciendo. Fue gracioso porque cuando por la voz del estadio digo «buenas tardes» toda la platea se dio vuelta como diciendo qué pasó. Antes había un señor de voz muy gruesa, después vengo yo y fue muy gracioso ver la reacción de la gente en eso. Gracias a Dios, la verdad que siempre fue con mucho respeto, con mucha alegría. Siempre digo que aprendí a caminar en la platea Alcorta, así que la cantidad de gente que me golpeaba el vidrio y me saludaba tirando buena energía, la verdad que fue todo muy familiar. Huracán tiene todo esto de la familia, el señor que va con los nietos. Entonces venían todos y me golpeaban, me felicitaban, y fue un poco caótico para el pobre operador. El laburo en ese momento salió aceptable, hoy hay que admitir que sale bastante mejor, más pulido, con otra decisión, con otra preparación. Fue un hermoso desafío y hay una anécdota de cuando estudiaba locución en el COSAL. Estaba con Santiago Do Santos y con un nuestro padrino de la profesión, Cristian Ferreyra, que nos dice «voz de la estadio en nuestros clubes». Él fanático de Argentinos Juniors, Santi de Racing Club y yo de Huracán. Y yo les dije a los chicos que no hay mujeres, que son todos varones, y que ellos dos lo podían llegar a hacer. El día que me entero que me llamaban para ser la voz del estadio, a los primeros que llamé fueron a ellos dos y les dije: «no me van a creer, pero se acuerdan de aquél día en el COSAL». No sé porque mi cerebro retuvo esa conversación y, la verdad, los tres lo vivimos con mucha alegría porque es llegar a hacer un laburo que soñamos en tu facultad. Eso es un privilegio que, la verdad, no sé cuánta gente puede lograrlo. Y a eso sumarlo que es en tu club, y siendo mujer, era todo más difícil. Esto es invaluable, es lograr algo que soñaste cuando estabas a punto de cursar «Foniatría II», la verdad que es impresionante. Hoy en día es un regalo incluso para mi propia familia, que mi ahijada, que es de San Lorenzo, pueda venir a ver cómo sale la voz de la madrina por los parlantes, a mi me emociona mucho.
DC: Me acuerdo patente de esa primera vez, era un sábado contra Arsenal. Yo estaba en mi casa, cortando credenciales y preparando cosas antes de ir al estadio. Me dicen que me comunique con quién tenía que reemplazar a Román (Perroni) para ese partido. Cuando me comunico me dice que no estaba llegando, entonces me comunico con el intentende del club y le explico la situación que me manda un audio y me dice «dale, Dani, animate, hacelo vos, ¿por qué no?». En ese momento le mandé el audio a alguien que salía conmigo y que me arenga diciéndome «obvio, cómo no te vas a animar». A diferencia de Lau que es locutora yo no, sólo hice radio, soy periodista deportiva, estudié abogacía pero nunca locución. Cuestión que no se lo digo a nadie pero siempre, antes de la previa de cada partido, me cruzo con Andrés Terzano y le comento que seré la voz del estadio. Yo seguí mi trabajo, buscando gente que me reemplace en acreditaciones, y me fui a la voz del estadio. Fue muy loco, tuve una anécdota en la que vino Marcelo Tinelli a darme una recomendación cuando dije que una patente de un auto que estaba con las luces prendidas. Me saludó y me dio la recomendación.
LC: Todo para sacar el nerviosismo supongo porque los nervios habrán desaparecido en ese momento (risas)
VD: En el día de la mujer, qué importante que la mujer haya ganado terreno en un ambiente generalmente machista. ¿Cómo viven ustedes como mujeres el fútbol y cómo han visto esta aceptación Ustedes?
LC: Sí, increíblemente sigue existiendo. Algún que otro cavernícola viene con el bate y sigue pasando. Muchísimo menos, es verdad, pero para ser totalmente sincera yo jamás en Huracán recibí un comentario, una descalificación. Marcelo, mi jefe, es un sumamente respetuoso del trabajo que me da. Mismo Alejandro (Nadur) en su rol y el resto de la comisión directiva, la verdad es que nunca jamás me descalifican. Al contrario, a veces siento que me miman con sus comentarios. Pero sí, existe en el fútbol y se sigue viendo. Cuando me enteré que iba a formar parte del departamento de prensa, el primer mensaje de felicitación que me llegó fue de Daniela de hecho. Me mandó felicitaciones y me dijo que le daba mucha alegría que haya una mujer ocupando un rol de prensa. Me parece que de eso se trata, y corrimos un poco esto de San Lorenzo y Huracán. Ahí estaba la identificación de género y yo lo celebro. Hoy vine de grabar y me crucé con Karina, la voz del estadio de Argentinos Juniors. Era la primera vez que nos veíamos personalmente, y no sabés con el cariño que me trató simplemente por la identificación de poder ser mujeres en este ambiente, poder colaborar, y más allá de la camiseta que tengas puesta, saber que hay una causa. Es piola poder decir que la mujer tiene su lugar. Yo siempre digo con todo este tema de las promotoras de Turismo Carretera que estuvo en boca de todo el mundo que, está claro que la belleza la podemos aportar, pero hay un montón de cosas más que podemos aportar también. En el caso mío yo puedo aportar mi voz como comunicadora, Dani también es una excelente periodista y también puede poner su palabra escrita u oral. No se trata tampoco una cacería de brujas, de ir a sacar a los que están para que podamos estar nosotros. Simplemente que podamos compartir, que el día de mañana, una voz del estadio o el jefe de prensa pueda ser varón o mujer, y que está todo bien. Tal vez, el día de mañana, ya no sea necesario que estemos hablando de esto y será indiferente que sea Daniela, Daniel, Laura o Lautaro. Hay mujeres y hay varones, que sea indiferente si es una mujer o un varón. Hoy por hoy es raro que sea la voz del estadio o el jefe de prensa, pero el día de mañana tendría que llegar a lo cotidiano.
DC: Coincido en todo lo que dijo Lau. Yo creo que en San Lorenzo ya había allanado mucho el camino Marcela (Nicolau) ya habiendo sido la jefa de prensa del club, actual jefa de prensa del plantel. Pero siempre está el cómo habrá llegado allá, por qué está donde está. Hoy en día, en San Lorenzo, el respeto está por todos lados. Tenemos un presidente como Matías (Lammens) que respeta el trabajo y las decisiones que podamos tomar. Podemos coincidir o no e ir hacía un acuerdo. Fui una de las primeras que le mandé a Lau, me acuerdo que estaba en mi casa e hice un screenshot (captura de pantalla) de cuando me dijeron que iba a estar en prensa. Y a un amigo mío le dije que seguíamos ganando espacios. Antes teníamos un rol más administrativo y ahora estamos poniendo la cara, tomando decisiones de si acredito o no acredito, y no achicarse por tomar esas decisiones. Creo que se ganó mucho más ese respeto y son batallas que se dan, por eso está el paro internacional del 8M en el día de la mujer. También está MACFUT con todo este tema de la voz del estadio femenina. Huracán y San Lorenzo son dos clubes que venían trabajando con voces femeninas. Y también es la lucha que viene de otros lados y es pelear por eso. Se dio mucho en el fútbol, las que empezaron hace mucho tiempo, hoy se vea magnificado en los departamentos de prensa, con las periodistas en las canchas. Yo creo que una batalla a ganar es que haya relatoras. Ese era un desafío que yo tenía con Buenas y Santas. Yo quería que sea una transmisión, Buenas y Santas, que alguien relate los partidos. Obviamente que hoy te chocás con muchos «no sabés nada, chiquita». Los leo, se lee, discuto con periodistas partidarios por este punto. Pero hoy se ganó mucho y no tenés porque estar en un deporte federado; podés ser la jefa de prensa del plantel o la gerenta de lo que sea dentro del club y sos mujer. Está bueno que se mida por la capacidad y no por el lomo que tiene, es algo que charlaba con un periodista. ¿Por qué hay medios que siguen contratando a ese estereotipo de mujer cuando hay otras mujeres que pueden ir más allá con la palabra?. Me parece que también va de la mano de los famosos viejos y seguimos llamando a los mismos periodistas por lo cual yo me pregunto: «¿no hay una camada nueva?». No lo digo por nosotras, ni por los chicos de nuestra, edad. Hay muchos chicos que están estudiando periodismo y siempre al momento de elegir en los medios se quedan con la camada vieja que nació en los setenta y ya tienen 20 años de periodismo.
VD: Ahora vamos a hablar claro (risas). El domingo se juega Huracán – San Lorenzo. ¿Cómo viven el clásico desde la camiseta y qué mensaje le pueden dar a la gente desde el lugar que ocupan?
DC: Imaginaba esta pregunta y la venía imaginando en el camino. Mi primer clásico fue ya siendo periodista. Obviamente quiero ganarle a Huracán, a River, a Gimnasia, quiero ganarle a todos los equipos. San Lorenzo quiere ganarle a Huracán porque está peleando ahí arriba, porque no quiere que se le vaya más lejos Boca, porque quiere un lugar en la Copa Libertadores del año que viene. Yo lo vivo con mucha pasión y no comparto con el hincha que dice que lo quiere a Huracán en la B. No, yo no lo quiero en la B a Huracán porque es parte de mi historia, es parte de San Lorenzo. Yo quiero ganarle a Huracán, pero quiero ganarle bien y sin violencia. Lamentablemente en cancha de Huracán tuvimos dos actos de violencia en los dos partidos que fui y que excede a nuestra organización. Pero hay un payaso que va a la tribuna y te tira una botella, en ese mismo partido a Buffarini (Julio) le cayó una petaca al lado del pie. Yo lo vivo con las ganas de ganar y que te quedaste con esos tres puntos, que lo disfrutaste, y con el trabajo que antecede a un clásico. Porque por más que no sea del equipo local que tiene toda la organización, sí tenemos un trabajo de prensa, ayudando a todo el plantel profesional, a Marcela en el armado de notas. El mensaje para mí es claro: no somos enemigos. Los dos clubes se mostraron muy fraternales siempre. Lo mencioné con el hockey sobre patines, que las dos comisiones se llevan muy bien, y que, sea el deporte que te enfrentes, es un partido. No te vayas a sacar la bronca y todo lo malo que te pasó en un partido. Se gana, se pierde, pero lo importante es vivir eso y que sea en paz. Es inadmisible que tengas miedo de ir a la cancha, que no puedas mostrar nada tuyo de San Lorenzo.
LC: Que no haya público visitante…
DC: Que no haya público visitante no me entra en la cabeza. Yo empecé a ir a la cancha cuando había público visitante, hoy ya no se ve. Es importante que a las generaciones que viene se les enseñe y que las instituciones bajen ese mensaje de que no somos enemigos. Desde San Lorenzo se viene trabajando y se baja ese mensaje. No me caben dudas que de Huracán también. Sabemos que es algo más social, que excede a los clubes, pero que si los clubes lo siguen trabajando como lo vienen haciendo, tarde o temprano se va a empezar a subsanar eso y se va a terminar a los abrazos como se termino en el último partido de hockey sobre patines. En el último partido, se los puedo asegurar, ganó San Lorenzo, terminaron todos a los abrazos y saliendo vestidos de San Lorenzo de la sede de Huracán. Eso tiene que pasar, que entiendan que no somos enemigos, y repito que yo no lo quiero a nunca a Huracán en la B porque me encanta enfrentarlo.
LC: ¡Qué desafío cultural que tenés! Porque todo va mucho más allá de los clubes. Nuestros roles desde prensa son fundamentales. Obviamente que el mensaje que bajás como institución es muy importante. Por algo accedimos a esta nota y me parece algo maravilloso poder mostrarnos en un café, algo tan simbólico también para Huracán y San Lorenzo. Compartir un café como lo ha hecho el Bambino (Veira), lo ha hecho incluso Bonavena (Ringo). El café con el Cuervo, cargarnos por el clásico, el jugar al billar y cada uno después se iba a su casa. Hoy por hoy es una locura. Tengo la mitad de mi familia que es de San Lorenzo, la otra mitad es de Huracán, y te dicen «cómo vas a llevar a tu ahijada a la cancha» como si fuese una tragedia, una guerra. Paremos un poco la moto, ¿a dónde llegamos?. Estamos en una locura donde decimos que la cancha es peligrosa, donde queremos que no te vean, que no te descubran, que tenés que ponerte una capucha. Estamos en una locura que es muy preocupante. Pero si bien es muy importante lo de los clubes, esto los excede, es cultural a nivel Estado. En Boca y en River debe pasar lo mismo, pasa en Racing y en Independiente. Tenemos un desafío muy grande en el hecho de poder vivir el clásico de manera pacífica y poder transmitirlo. Vamos poniendo granitos de arena, para mí vamos a tardar años en revertir esta situación de violencia y ojalá algún día lo vea. No soy tan optimista como en el tema del avance del derecho femenino. Acá ya tengo mis reservas porque depende de un montón de factores más. Por momentos excede, es muy importante que lo laburemos, pero como clubes nos excede. Me parece que estamos haciendo un muy buen laburo, hay un gran compromiso de Marcelo Salvio y el mío, al menos en prensa y como institución, poder lograr lo del hockey sobre patines es maravilloso y doy fe porque lo he vivido. Vamos por eso, es muy cultural, es muy amplio, pero me parece que lo vamos a poder revetir o al menos lo vamos a intentar. En lo personal uno el clásico lo quiere ganar, una ha ido a Mar del Plata y fue maravilloso ver a las dos hinchadas. Cantaba una, le contestaba la otra, y la otra cantaba más. Ese folclore maravilloso.
VD: Y desde que se juega en Mar del Plata, no hubo que lamentar incidentes y eso que se juega con las dos parcialidades…
LC: Y qué curioso porque van toods por el mismo lado. Qué nos diferencia, quince cuadras. Van todos por el mismo lugar y sin ningún incidente. De hecho yo volví esa misma noche y en la terminal estaba repleto de camisetas de San Lorenzo, repleto de camisetas de Huracán y no había ningún comentario. No es una utopía tan imposible, sino eso hubiese sido un desastre, si es como te lo pintan. También hay que ver cómo te venden eso de que es violento, que es una guerra, y que si no ganan, y que Alfaro o el ´Pampa´ Biaggio. Es un partido como dijo Dani. Lo vivimos como una guerra porque es como lo venden, que es de vida o muerte. Y eso que se baja, algún imbécil lo incorpora, y no falta al que se le descarrilan los patitos. Y nada, uno espera ganarlo, ver a su gente feliz. El partido se juega en casa y es una excelente oportunidad. Huracán también está en lo mismo, está en el tema de las Copas, San Lorenzo es rival en el tema de las Copas y hay un lugar de la Libertadores pujándose. Obviamente uno lo quiere ganar pero, al margen de los tres puntos, va a ser ganado que se vayan todos bien, habiendo trabajado cómodos. El resultado va a ser más que un mimo, porque es el clásico, pero la satisfacción va a ser el buen laburo que es la imagen de Huracán.
VD: Y ahora sí, arrojen un resultado…
LC: Veo muy bien a mi equipo. Lo veo en un buen presente, con jugadores que van a estar recuperados de lesiones. Huracán en el Ducó ha caído solo un encuentro que fue con Central. Y perdió 3 a 2, ahí nomás, en un partido que podía haber ganado tranquilamente. El hecho que sea en casa, mejora la ecuación, así que tengo una excelente expectativa. Hay jugadores que ya han jugado muchos clásicos, y los que aún no lo jugaron estuvieron en Mar del Plata. En el caso de Salcedo (Saúl) y estaba bastante entusiasmado en jugar un clásico del fútobl argentino. No me animo a decir un resultado pero sí tengo una gran expectativa, tengo mucha fe en lo que pueda hacer Alfaro (Gustavo).
DC: Los clásicos son clásicos y son partidos totalmente diferentes a los que podamos ver, incluso el del último fin de semana. Yo lo veo bien, a San Lorenzo por lo general le ha ido bien en el historial. En lo personal, en el Ducó me fue bien. Pero lo veo bien, sufriendo a lo San Lorenzo, si no se sufre no es San Lorenzo, veo muy bien al equipo del «Pampa».
LC: Me llama la atención que digas si no se sufre es San Lorenzo porque yo digo que si no se sufre, es Huracán (risas).

Acerca de Marcelo Patroncini 17872 Articles
Nació en agosto de 1982. Leonino y soñador. Desde chico jugaba a ser periodista con la máquina de escribir que había en su casa. Amante del fútbol, la gastronomía y los viajes. En 2005 fundó Vermouth Deportivo junto a Fran Alí.
Contacto: Sitio web