HURACÁN 1 – RIVER PLATE 0: PALACIO BLINDADO  

El Globo se infló de arranque venciendo por la mínima a River Plate en el Tomás Adolfo Ducó, donde sigue invicto por Superliga. La Banda jugó más, tuvo las mejores, pero Huracán fue pura intensidad para mantener el cero y la concentración necesaria de encontrar el claro penal a Noir que Ignacio Pusseto transformó en gol.  El match inició dos horas más tarde por una amenaza de bomba en el Palacio, desestimada por los organismos de control.

La última esquina de Parque de los Patricios vivió un momento inédito, cuando faltaba una hora para iniciar el cotejo entre los primeros equipos del Club Atlético Huracán y el Club Atlético River Plate la voz del Estadio Tomás Adolfo Ducó apresuró su entrada solicitando a todos los presentes evacuar el Palacio. Una amenaza de bomba realizada a una comisaría del Gran Buenos Aires alertó a los organismos de control, quienes siguiendo un protocolo antiexplosivos desestimaron el llamado.

Acción repudiable que curiosamente atravesó de lleno al fútbol, la cual terminó desnudando ciertas falencias para accionar ante una situación similar.

Lo concreto es que dos horas más tarde de lo programado Quemeros y Millonarios saltaron al campo de juego para disputar su primer partido oficial del año en el marco de la decimotercera fecha de la Superliga Argentina de Fútbol.  El Globo de Gustavo Alfaro venía de un verano dulce con dos victorias, clásico incluido, sin recibir goles y un buen andar en su lucha primaria de promedios. En tanto La Banda, conducida por Marcelo Gallardo, también disfrutó su enero venciendo de forma extraoficial a Boca en otra edición de Superclásico. River debía remontar en este torneo con resultados totalmente atípicos para sus posibilidades, cinco derrotas en sus últimos seis partidos.

Y el inicio fue visitante, el Millonario colocó contra las cuerdas al Globo moviendo el balón por el ancho de la cancha. Había paciencia para meter el puñal, así fue como Nacho Scocco cambió de ritmo filtrando un pase para Rafael Santos Borré; el colombiano definió mano a mano con un Marcos Díaz que trabó con lo justo dando rebote, el propio atacante Riverplatense lo capturó disparando contra la red lateral externa.

Huracán no le encontraba la vuelta al toqueteo rival, y si bien no sufría tantos tiros sí veía pasar la pelota atónito. Sin embargo alcanzando la media hora el Globo exprimiría al máximo la situación, Marcos Díaz sacó desde su arco un balón que picó en la medialuna del área visitante direccionándose contra la portería de Germán Lux; Ricardo Noir lo vio y rápidamente giró ante la marca de un Gonzalo Montiel que lo sujetó desequilibrándolo, Germán Delfino no dudó un segundo en cobrar penal. Ignacio Pussetto se hizo cargo de la factura con un certero derechazo levemente inclinado a la izquierda de un golero que voló hacia el poste opuesto.

Gol y explosión del Pueblo Quemero, los de Alfaro se revitalizaron con la diana equiparando por primera vez en la noche las acciones del juego. River sintió el golpe aunque Scocco intentó una chilena que terminó desviada, Huracán pudo aumentar su siembra con un cabezazo del incansable Israel Damonte a manos de Lux, y otro impacto aéreo de Martín Nervo que Borré rechazó cerca de la línea.

Ya en el complemento Huracán tuvo una nueva opción cuando Patricio Toranzo desbordó por derecha y lanzó el centro que Ricardo Noir voleó de zurda a posición de Germán Lux. A partir de ese momento todo fue Millonario, River volvió a adueñarse del balón y también a generar peligro. Primero Scocco se benefició de un mal despeje definiendo ante la solidez de Marcos Díaz; enseguida Santos Borré capturó otro balón muerto en el área que desvió increíblemente por encima del travesaño.

La terna de posibilidades de la Banda cerró con el tiro de Nacho Scocco que Marcos Díaz bloqueó, Borré definió en segunda jugada pero el balón cruzó la línea de gol perdiéndose en el fondo. Marcelo Gallardo quemó naves con el debut de Lucas Pratto y la reaparición de Rodrigo Mora, fue el uruguayo quien más hizo para inquietar la defensa local. Alfaro oxigenó la ofensiva con Nazareno Solís y Diego Mendoza, antes de bajar la cortina con Mauro Bogado.

No hubo tiempo para más, Huracán sacó rédito en sus esporádicos ataques y terminó sumando una victoria de oro que lo mantiene lejos de la zona de descenso acercándolo un poco más al líder Boca. El Globo cerró la fecha en la quinta ubicación, a nueve del Xeneize y trece por encima de la línea roja en los promedios.

River volvió a caer por Superliga, y aunque tuvo buena circulación de pelota le faltó más picante para aumentar sus tiros limpios, además de precisión en los mano a mano. La Banda se ubica decimonovena con quince porotos, a dieciocho del líder.

Acerca de Nicolás Ziccardi 7981 Articles
El fútbol a sol y sombra. Nostálgico de los grandísimos artistas que brillan con el balón. Maradoniano. Corriendo siempre detrás de la pelota.