GIMNASIA Y TIRO: ¿QUÉ ES DE LA VIDA DE PEDRO GUIBERGUIS?

Foto: El Tribuno de Jujuy

Por: Francisco Alí | mayo 5, 2020


El nombre de Pedro Guiberguis se recuerda con una sonrisa. Con sus actuaciones, se convirtió en una gloria de Gimnasia y Tiro de Salta. Logró dos ascensos a Primera División con el Albo y su figura quedó bien guardada en la retina de los hinchas que lo reconocen como un ídolo. Hoy, el ex mediocampista está alejado laboralmente del fútbol y maneja su propia empresa en su ciudad natal (Ledesma, Jujuy) pero la cuarentena lo complicó demasiado.

“No estar ligado al fútbol es un decisión más personal pero hasta hace cuatro meses atrás decía que no iba a volver más porque tengo mi emprendimiento comercial en Ledesma, pero esta pandemia te hace pensar y ver todo distinto. Hoy tengo los dos negocios cerrados hace cincuenta días y por ahora está entreabierta la puerta al fútbol. Y si hoy alguien me ofrece algo. Hice el curso de técnico un año completo y el segundo no lo terminé», contó el jujeño al Diario El Tribuno de esa provincia.

“Gimnasia y Tiro fue quien me abrió las puertas de llegar al fútbol profesional y jugar en Primera. Yo estaba estudiando Educación Física en San Salvador, ya había dejado el fútbol y en ese momento el ‘Chato’ Rosas andaba de novio con quien es su esposa, me vio y al otro día vino con Marcial Acosta a buscarme y decirme que no tenía que dejar el fútbol. Entrené 2 meses en Gimnasia de Jujuy y no se había llegado a un acuerdo pero el mismo Marcial me recomendó para ir a Salta. Uno después que pasan los años cree en los destinos y esas cosas, porque nunca me había imaginado jugar allí y fue el club que me dio la posibilidad de explotar mi carrera futbolística”, recordó «El Grande», como es conocido en el mundo futbolístico a pesar de su corta estatura.

Su paso por Gimnasia y Tiro tiene la gloria de dos ascensos. Pedro Guiberguis no se olvida de esos momentos que marcaron su carrera. “Los dos fueron importantes pero el primero me marcó más porque era la mayor ilusión de todos en 1992 y éramos todos jugadores del Norte. Y el segundo en el 1996 fue donde tuvimos a la mayoría de los jugadores del club con algunos mechados que los trajo Salvador Ragusa como Luis Rueda y el «Loco» Cervera, dos desconocidos que después trascendieron y de ahí también salieron los Zurita, Ramasco, Riggio, Gil”, rememora el habilidoso futbolista.

Hace poco, el protagonista tuvo su momento exitoso en uno de esos «famosos» mundiales que se realizan en twitter, el ex volante ofensivo se alzó con el primer lugar de la competencia (le «ganó» a Sergio Plaza en la final) que elegía al ídolo máximo de Gimnasia y Tiro. «Mi hijo primero me comentó que estaban haciendo un Mundial, pero yo ni me imaginaba que estaba incluído, después me dijo -papá ya estás pasando a cuartos de final, después a semifinal y luego me dijo que había llegado a la final con mi amigo Sergio Plaza-. La verdad cuando me dijo que gané me puse muy contento porque en estos tiempos donde estamos encerrados me viene mucha nostalgia y recuerdos. Si la gente se sigue acordando de uno es muy lindo, es una caricia al alma en esta época y sobre todo porque pasaron muchos años de ese gran equipo que en un año y medio llegó de la Liga Salteña a Primera División. Eso es un recuerdo imborrable para la gente de Salta y cada vez que tengo la suerte de ir a allá o estar en algún festival folclórico me demuestran ese cariño”, se extendió y cerró una nota para el recuerdo de los hinchas de Gimnasia y Tiro.

Pedro Guiberguis junto al Chaqueño Palavecino. Foto: El Tribuno de Jujuy

🤞 Subscribite al Newsletter y recibí la revista semanalmente