FERRO CARRIL SUD (O) 0 – SOL DE MAYO (V)1: SALIÓ EL SOL EN LA TORMENTA

Sol de Mayo superó por la mínima a Ferro Carril Sud en Olavarría dando un paso muy importante en dirección al Torneo Federal A. En un partido alterado por las condiciones climáticas el Albiceleste encontró su ventaja en quince minutos del complemento gracias a Alberto Reyes. El Carbonero, que malogró un penal sobre el final, está obligado a ganar como visitante para mantener viva la ilusión del ascenso.

Sábado de definiciones en el Torneo Federal B, cuarta categoría del Fútbol Argentino para los clubes indirectamente afiliados a la AFA. Una de las cuatro llaves que definen Ascenso al Federal A tuvo su inicio en el Estadio Domingo Francisco Colasurdo de la ciudad bonaerense de Olavarría, allí el local Fútbol Club Ferro Carril Sud recibió al Club Social y Deportivo Sol de Mayo de Viedma, Rio Negro.

El Carbonero, conducido por el tandilense Gustavo Liggerini, llegaba a este compromiso luego de superar por un global de dos a uno a Independiente de San Cayetano y eliminar por penales a Racing de Olavarría en el derby de la ciudad. Ferro Carril Sud había finalizado la Primera Fase como líder de la Zona 4, donde cerró su participación con seis triunfos al hilo.

En tanto el Albiceleste, dirigido por Nicolás Chirico, llegaba a esta final luego de vapulear con un 6 a 1 global a Huracán de Comodoro Rivadavia y superar por penales a Deportivo Rincón de Neuquén. Sol de Mayo, que logró llegar al cuadro final de la última Copa Argentina en donde su delantero Maximiliano Tunessi resultó goleador, fue líder de la Zona 3 en la Primera Fase y solamente perdió tres cotejos en lo que va de temporada.

Mucho público para el colorido recibimiento al Ferro, vestido de verde, y el primer impacto claro a portería fue para Sol de Mayo aunque Nicolás Báez contuvo bien el intento de Matías Ponce. La lluvia, por momentos tormenta, fue factor de incidencia en el normal desarrollo de un cotejo que estuvo algunos minutos detenido por falta de iluminación.

Las acciones de peligro aparecían apenas en cuentagotas, los dos equipos cuidaban el cero aunque Sol de Mayo amagaba un poquito más. A diez del descanso el Carbonero lograría su mejor opción de la primer mitad, Maximiliano Gorgerino ejecutó un tiro libre en puertas del área local más su zurdazo terminó desviado al poste derecho de Nahuel Astutti.

Ya en el complemento llegaría la gran emoción de la tarde, y sería para el conjunto de Viedma. Al cuarto de hora Matías Ponce recibió en el círculo central y habilitó la carrera por banda izquierda de Tunessi. Maxi aguantó yéndose al centro del ataque antes de cambiar el frente para la aparición de Diego Galván; el ex River Plate jugó un preciso centro para la aparición en el área de Alberto Reyes, quien ganándole a su marcador saltó de palomita para cabecear a gol. Arriba Sol de Mayo.

Ferro se lanzó con todo en búsqueda de la igualdad, sin embargo le faltó tranquilidad para elegir los mejores caminos para generar peligro. Sol se movió cómodo con la ventaja e incluso tuvo alguna más para estirar diferencias, el local respondió con un shot bombeado de Octavio Bianchi que cayó en el techo del arco.

A un minuto de los noventa Juan Ignacio Barbieri recibió la pelota en el área Albiceleste donde fue talado en clara infracción, el juez bahiense Fernando Juan Marcos no dudó un segundo en pitar penal para el conjunto local. Maximiliano Carniello se hizo cargo de la factura con un derechazo a pie abierto levemente direccionado hacía la izquierda de un Nahuel Astutti que con mucho reflejo bloqueó con rebote largo.

Penal salvado, final y triunfazo de Sol de Mayo. El Albiceleste logró la ventaja como visitante y ahora deberá defenderla el próximo miércoles en su casa, ganar o empatar lo meterá en el Torneo Federal A por primera vez en su historia.

Por su parte Ferro Carril Sud perdió en su estadio pero la ilusión sigue firme. Eso sí, no le queda otra que ganar en Viedma.

Acerca de Nicolás Ziccardi 8057 Articles
El fútbol a sol y sombra. Nostálgico de los grandísimos artistas que brillan con el balón. Maradoniano. Corriendo siempre detrás de la pelota.