EUROPA: SE RETRASA LA DECISIÓN SOBRE LAS SEDES DE LA EURO 2020

Tras la reunión celebrada por la UEFA en el día de hoy, en su sede de Montreux, Suiza, donde la atención se ha centrado en el terremoto causado por los comunicados realizados por varios de los grandes equipos europeos, sobre la puesta en marcha de manera inminente de la Superliga de clubes (al margen de la propia UEFA), se ha decidido demorar el anuncio de cuáles serán las últimas tres sedes de la máxima competición europea de selecciones.

Para la edición, que por causa de la pandemia, se reprogramó del verano europeo de 2020 al que comenzará en apenas dos meses, ya se han confirmado nueve de las doce ciudades confirmadas inicialmente: Roma, Bakú, San Petersburgo, Copenhague, Ámsterdam, Bucarest, Londres, Glasgow y Budapest. Cada una de ellas dependiendo de las restricciones nacionales ha aprobado un límite de asistencia de público. Sin embargo, este se podría ver aumentado si la situación epidemiológica mejora en estas siguientes semanas. El comienzo del torneo será el 11 de junio en la capital italiana. En el partido inaugural entre la `Azzurra´ y el combinado turco la concurrencia de espectadores se verá reducida al 25% del aforo total del Estadio Olímpico.

La duda ahora se centra sobre estas urbes: Dublín, Múnich y Bilbao, que todavía no han confirmado si cumplirán con la exigencia del organismo organizador de permitir la entrada de espectadores a la cancha. El veredicto definitivo por parte del máximo ente del balompié europeo, está previsto para el próximo viernes 23. Entre bambalinas prácticamente se descarta tanto al Estadio Aviva, como al Allianz Arena y al Nuevo San Mamés. En el caso de la candidatura vasca incluso ya se ha mencionado por parte del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, la intención de proponer al Estadio de la Cartuja en Sevilla, como posible alternativa.

Todavía son muchas las incógnitas que se ciernen sobre esta histórica Eurocopa, cuyo objetivo inicial fue el de conmemorar los sesenta años desde su primera edición. Sin embargo, más que por su docena de países organizadores, pasará a los anales por sus restricciones y obligadas improvisaciones. Esperemos que también por el fútbol.