El acento cordobés sonó en la Liga Nacional

Atenas e Instituto festejaron sus encuentros claves en la ruta. El Griego se ilusiona con escaparse de los puestos bajos, mientras que La Gloria se acerca a los primero lugares tras superar a un rival directo.

Obras Basket 87 – Atenas (Córdoba) 72

Los visitantes pudieron sacar un triunfo importantísimo ante un rival que, en la previa, parecía superior. El comienzo fue favorable para los cordobeses, de hecho, metieron un parcial de 7-0 a su favor mientras que al Tachero le costó reaccionar. Todo se emparejó en el segundo cuarto, Obras y sus triples golpearon anímicamente al Griego y la brecha se achicó. Atenas pudo quedarse encima del marcador y se fue al vestuario 48-37 arriba.

En el regreso al parquet, los equipos se repartieron los cuartos, Atenas se quedó con el tercero y Obras con el último. De arranque poco efectivo y bastante pausado, los de Córdoba mejoraron pasado el Ecuador del tercer asalto y dañaron desde los tiros de media y corta distancia. Los dirigidos por Gregorio Martínez aceleraron en el cuarto final, donde los triples volvieron a ser su fuerte. Sin embargo, y sobre el cierre, los libres le dieron el tan necesitado triunfo a Atenas por 92 a 87.

Foto: Marcelo Figueras.

Peñarol (Mar del Plata) 80 – Instituto (Córdoba) 90

El segundo, y último, encuentro del día también fue para el conjunto cordobés, que fue de menos a más y sacó un triunfazo en La Feliz. Todo empezó favorable para la visita con una ventaja de seis puntos, pero los contraataques y ofensivas verticales de Peñarol dieron vuelta la historia muy pronto. En el segundo chico, el juego fue más parejo, de goleo igual de alto, pero con menor diferencia. La Gloria se sintió cómoda desde el tiro exterior y achicó la diferencia para irse al descanso 46-48 abajo.

El juego físico, trabado y parejo se adueñaron del encuentro en el segundo tiempo. Instituto padeció a Thornton y su agresividad en la zona pintada, y tuvo que luchar para tenerlo bajo control. Con el paso de los minutos, las defensas albirrojas dieron cada vez más resultados y aprovecharon la mala racha en tiros de tres del Milrayitas para pasar al frente. Sobre el cierre, la figura de Nicolás Romano apareció para sentenciar la historia con un tiro detrás de 6,75 metros que dejó el luminoso en 90 a 80 para los suyos.

Así fue que los dos únicos encuentros del día sonaron a cuarteto de Córdoba, pero fuera de la provincia.