COPA AMÉRICA: LOS HISTÓRICOS, EN DEUDA.

Entre Argentina, Brasil y Uruguay se quedaron con 37 Copas de las 43 que se han disputado. Los gigantes de América no arrancaron esta edición con todas sus luces prendidas, sin embargo mostraron destellos de buenas intenciones que potenciadas serán claves. Lo que quedó claro es que los tres tienen mucho por mejorar.

Argentina homenajeó la novela escrita por Robert Louis Stevenson, “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde”. Cuando la Albiceleste jugó mostró asociaciones explosivas y un ritmo de ataque intenso, con el vértigo de Di María, el talento de Messi, el olfato de Agüero y la gran técnica de Pastore y Banega. Pero Paraguay apretó y Martino apuró las modificaciones, terminó perdiendo dos puntos tras defender mal los discretos pero constantes ataques del conjunto dirigido por Ramón Díaz. El desafío para nuestra selección será conseguir regularidad en el funcionamiento, administrar las fuerzas a lo largo de los noventa minutos e intentar sostener la idea de achicar espacios y manejar la pelota tanto desde lo conceptual como en el plano táctico.

Uruguay es el máximo ganador en la historia de este torneo, con quince estatuillas. La Celeste transpiró más de lo previsto para vencer al humilde pero bien parado Jamaica. El conjunto centroamericano (¡No Africano, Edinson!) mostró pergaminos más terminó sucumbiendo ante la insistencia, firme pero desordenada, de un seleccionado que en los últimos años ha superado obstáculos de los más variados. En una mezcla de históricos como Arévalo Ríos, Maxi Pereira y Muslera, más la frescura que aportan los Rolán, Giménez o De Arrascaeta, el equipo del Maestro Tabárez tendrá la complicada tarea de buscar un mejor funcionamiento mientras afronta el cambio generacional.

“Brasil es Brasil” dice el proverbio futbolero. Pero el objetivo del “El Scratch” es doble, ya que no solo debe reconstruir su imagen tras la histórica caída ante Alemania en su mundial sino que también necesita recuperar las raíces de “Jogo Bonito” que tantas satisfacciones (y títulos) le dio. Quizás Brasil fue el grande que mejor rindió a lo largo de los noventa minutos en su debut, sin embargo la dependencia de Neymar fue evidente, y se notó ante Perú la falta de sociedades en jugadores de enorme talento como William o Fernandinho. Los de Dunga desnudaron falencias defensivas pero terminaron venciendo en el final gracias a la lucidez top de su máxima figura. Parece que el sello verde-amarelo está lejos, pese a que en el plantel hay intérpretes para conseguirlo.

Hoy comienza la segunda ronda para los históricos. En un torneo que otorga facilidades para clasificar a cuartos de final, los futboleros esperamos que Argentina, Brasil y Uruguay nos ofrezcan mucho más desde lo deportivo. Juguemos.

Uruguay-Brasil-Argentina (2)

Acerca de Nicolás Ziccardi 8284 Articles
El fútbol a sol y sombra. Nostálgico de los grandísimos artistas que brillan con el balón. Maradoniano. Corriendo siempre detrás de la pelota.