CLUB PARQUE – LA FÁBRICA DE CRACKS QUE VOLVIÓ A ABRIR SUS PUERTAS

Cuna de cracks. Semillero del buen futbol. Lujos, toques y gambetas. La casa que formó a tantos jugadores que llegaron a cumplir sus sueños de debutar en Primera y poder hacer una carrera en Europa y jugar en la Selección. Muchos fueron figuras en sus clubes -no solo nacionales, sino que también del ámbito internacional- y más de 30 lograron llegar a vestir la camiseta Albiceleste de la Selección mayor, además de otros tantos que hicieron lo propio en las juveniles. Ese es el Club Social y Deportivo Parque, que formó a cientos de miles de personas, y que desde su inicio en 1949, cuida, enseña y les brinda valores a todos los niños que practican fútbol en sus instalaciones.

Hace 68 años, el club fue fundado por dos clubes integrados por canillitas y obreros de una fábrica, y le dieron forma a una institución en el barrio porteño de Villa del Parque que fue testigo de los sueños de miles de chicos por llegar a vivir del fútbol. Entre otros tantos cracks que pisaron esas canchas de baby fueron Diego Armando Maradona, Fernando Redondo, Juan Román Riquelme, Esteban Cambiasso, Juan Pablo Sorín y Sergio Batista, entre otros.

Hoy, esos frutos se siguen viendo en la primera del fútbol argentino, y mundial, en canteranos como Fernando Gago, Fabricio Coloccini, Carlos Tévez, Leandro Paredes, y recientemente los tres hermanos Mac Allister, de Argentinos Juniors, y Emiliano Purita, de San Lorenzo, a préstamo en Arsenal. La gran calidad de chicos surgidos de allí, hizo que el Bicho se anticipe e hiciera un convenio para llevarse a los que Ramón Maddoni considerase los mejores. Sin embargo, después de que Boca se lleve a Maddoni, y compre un pack de seis juveniles de los de La Paternal, acordó con Parque para que le brinde sus cracks a cambio de un porcentaje de futuras ventas.

Sin embargo en 2010, el club cerró sus puertas de Marcos Sastre 3268 porque había comenzado una obra y que por falta de dinero no pudo continuar. A partir de ahí, los profesores, dirigentes, chicos y padres deambularon por varios lugares y complejos sin poder jugar ni entrenar en su casa. Seis años después, las obras se reanudaron gracias a una persona formada en el club de barrio más significativo del fútbol argentino. Se trata de César La Paglia, que junto con unos amigos, logró sacar adelante la crisis, y hoy es uno de los grandes responsables de que Parque haya podido abrir en agostos con sus renovadas instalaciones, y continúe con la formación de los cracks de mañana.