CAMBACERES: «PARA MÍ, LA PRIMERA D SIGNIFICA TODO»

Foto: Prensa Defensores de Cambaceres

Por: Marcelo Patroncini | mayo 23, 2021


Debutó en Deportivo Armenio pero se hizo un nombre siendo muy joven en Central Ballester. Allí peleó por el título en un equipo inolvidable para el Canalla y, aunque no consiguió el objetivo, sus goles le sirvieron de vidriera. Este año, Sebastián Ybares logró el ascenso con Atlas pero no saltó a la Primera C sino que redobló su apuesta para pelear de lleno con un grande de la categoría como Defensores de Cambaceres. El delantero, conversó con Vermouth Deportivo sobre sus tantos, su pasado, el presente en Ensenada, los confinamientos y qué significa la menor de las categorías de AFA para un jugador de su talla.

Vermouth Deportivo: Llegaste a Cambaceres porque te entusiasmó el proyecto, ¿cómo están para apostar al ascenso con el Rojo de Ensenada?
Sebastián Ybares: Sí, la verdad que sí. Me llamó Da Ponte en su momento junto a los dirigentes, la verdad que el proyecto me convenció, y aposté por este proyecto que es ascender. Sabemos que es difícil, la palabra ascender es bastante complicada, no se consigue todos los días, así que vamos partido tras partido pero con tranquilidad.
VD: Conocés a la perfección la categoría, ¿qué significa para vos la Primera D?
SY: Por suerte tengo varios años en la categoría. Para mí la Primera D significa todo porque me dio un nombre, me pude ganar un nombre en la categoría gracias a Ballester y luego con Atlas que conseguí el título. Ascender fue grandioso, creo que lo más grande de mi carrera. Para mí significa mucho la Primera D porque me ha dado todo lo que soy hasta ahora y espero que me pueda dar mucho más.
VD: Formaste parte de un Central Ballester inolvidable que le peleó el título a Victoriano Arenas, luego tuviste revancha y lograste el ascenso con Atlas, ¿qué recuerdos tenés de ambos pasos?
SY: Como dije antes, Central Ballester fue el club que me abrió las puertas después de haber venido de Armenio. Ahí pude jugar, pude mostrar lo que era en ese momento, y la verdad es que me fue muy bien. Haber estado en Ballester fue un paso importante para mi carrera, era muy chico, hice doce goles, y crecí mucho. Luego llegué a Atlas con mucha más experiencia, siendo un jugador un poco más formado, y creo que mi experiencia en Ballester me ayudó mucho en Atlas. Al principio arrancamos bien, luego hubo un bache, y después de todo ese parate, volvimos con energías renovadas. Gracias al plantel que teníamos, que era muy bueno, pudimos conseguir el objetivo. De ese Atlas me llevo el mayor de los recuerdos, el ascenso va a quedar grabado para toda la vida, para mí, para el club, fue el primer ascenso así que estoy muy contento.
VD: No pudiste mojar en el debut, pero metiste un doblete en la segunda fecha, ¿qué sensaciones tenés de arrancar con el pie derecho en Cambaceres?
SY: El primer partido no se me pudo dar pero yo lo manejo tranquilo. La primera fecha no estaba ansioso porque se me dé el gol sino que quería ayudar al equipo, empezar con el pie derecho, por suerte no perdimos, logramos un punto de local con un buen funcionamiento a nivel grupal, con un juego plasmado que se vio, con las ideas claras del cuerpo técnico bajadas en líneas generales a los jugadores. Me fui conforme con eso, con el resultado no tanto, pero como dije anteriormente, no importa quién el haga el gol, lo que me importa es que gane el equipo. Si vos tenés un buen desempeño, los goles vienen solos. Y bueno, no me desesperé en la primera fecha y por suerte, en la segunda, entró la primera, después entró la segunda, y me puso muy feliz. Creo que los goles son confianza para el delantero y ahora el confinamiento me cortó la confianza (risas) pero, cuando se reanude todo esto, volveré más confiado para jugar.
VD: Da Ponte y Casado, dos históricos del club, pusieron su apellido para luchar por devolver a Cambaceres a la C… ¿sienten el respaldo del cuerpo técnico en esta lucha?
SY: Sí, todo el cuerpo técnico. Desde Carlos Da Ponte, desde Pablo Casado, desde el entrenador de arqueros, el preparador físico. Los cuatro están en el día a día con nosotros, nos apoyan, y eso es fundamental porque al fin y al cabo somos los que nos vemos todos los días, los que pasamos frío, calor, cosas de la vida cotidiana, nos apoyan al 100 porciento, ellos creen en nosotros y nosotros creemos en ellos. Estamos todos juntos por un mismo objetivo que es llevar a Cambaceres donde se merece estar.
VD: ¿Cómo vivió el futbolista de la D el parate del año pasado y los meses que estuvieron sin jugar en este año?
SY: La verdad que mal, pero bueno, el jugador de la D es así, es un luchador de la vida. Estamos todos en la misma bolsa, el jugador de la D, de la C, alguno de la B, el jugador de ascenso más que nada es un luchador de la vida donde no hay grandes lujos sino que es más amor propio. Ahí fue cuando todos buscamos otra salida en su momento para poder subsistir. Como no había un ingreso extra del fútbol, había que buscar en otros lados. En mi caso tuve que hacer muchas cosas para poder traer un poco de dinero extra a casa. Fue bastante complicado, esperemos que este año no sea como el año pasado y principios de este, que no sea tanto el parate y podamos volver pronto a las canchas porque también el deporte es salud para nosotros.
VD: Todos queremos que el fútbol vuelva cuanto antes, ¿cambiarías otro receso por un ascenso como se te dio con Atlas?
SY: Y, si me decís que asciendo, lo firmo acá nomás. Si me das un receso, no tan largo porque me voy a volver loco, pero si me dicen que será como me pasó con Atlas, digo que lo firmo acá nomás (risas). Pero creo que van a ser dos historias diferentes. Con Atlas fue una historia única y hermosa, y con Cambaceres escribimos otra historia. Será lindo, espero que vuelva pronto el fútbol, y como dije al principio, estamos todos en un mismo barco, por un mismo objetivo, y espero que, paso a paso, estemos más cerca del objetivo.

🤞 Subscribite al Newsletter y recibí la revista semanalmente