gtag('config', 'UA-63643000-1');

ATLANTA: EL RECUERDO DE AQUELLA IMBORRABLE VICTORIA ANTE RIVER EN EL NACIONAL

Foto: La Nación

Ni el más optimista hincha de Atlanta imaginaba ese momento de gloria dentro de una paupérrima campaña que culminó con el descenso a la Primera B Metropolitana Aquel 8 de abril de 2012 muestra imágenes separadas e inolvidables en los ojos de cada fanático del Bohemio. El golazo de Fernando Lorefice, el penal (regalado por Fernando Echenique) errado por Fernando Cavenaghi y el disparo en el travesaño de Rogelio Funes Mori. Alegría y nervios se cruzaron en una tarde que será difícil de olvidar en la cancha de Vélez Sarsfield.

«Esta es la semana de gloria de los muchachos porque cuando se le gana a River o a Boca siempre va quedar en la historia, y más para un plantel humilde y sacrificado como el de Atlanta». Las declaraciones de uno de los técnicos del equipo de Villa Crespo en aquella temporada (Carlos Roldán) dejaban en claro el significado de un triunfo de una trascendencia increíble. No hay dudas que si al hincha le daban a elegir entre salvarse del descenso o ganarle a River, creemos que la razón optaría por quedarse en el Nacional pero, en ese momento, el goce fue completo a pesar de una temporada deslucida que terminó con la caída a la B Metro.

“Les dimos un baile bárbaro. Lo hicimos con un fútbol simple que superó ampliamente a un plantel de 10 millones de dólares contra uno de 300 mil pesos”. Así declaraba Roldán, ese técnico que dirigió trece partidos en Atlanta y solo ganó uno. Sí, uno solo y ante River.

El Millonario era el favorito. Y claro, el candidato a volver a Primera contra uno que peleaba por descender y que había perdido por goleada (7-1) ante el mismo rival en la primera rueda. Pero Atlanta entró a una «batalla» y la ganó con un gran esfuerzo ante un equipo que habrá jugado uno de sus peores partidos en el Nacional B. Quizás, River subestimó a su rival por aquel resultado abultado o al pedir los vestuarios locales de Vélez, aún siendo visitante. ¿Quién sabe?

La fiesta bohemia inició con el recordado gol de Fernando Lorefice que clavó la pelota en el ángulo desde casi treinta metros. El de Nuñez desperdició un penal inventado por Echenique (supuesto agarrón de Martín Quiles a David Trezeguet) en los pies de Cavenaghi que la mandó por arriba del travesaño. Cada minuto que pasaba, el bohemio se hizo más fuerte y controló la mayor parte del partido. Sufrió con el travesaño de Rogelio Funes Mori y hasta pudo liquidarlo con el disparo en el horizontal de Abel Soriano.

Atlanta vivió una tarde imborrable. El recuerdo está lejos de ser exagerado por el valor de la recuperación del Bohemio ante el River de Trezeguet, el Chori Domínguez y Cavenaghi. Del humillante 1-7 en la ronda inicial pasaron a un merecido triunfo en la segunda parte de ese Nacional B.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *