NBA TOGETHER: EL TERCER ANILLO DE SAN ANTONIO SPURS Y LA CONSAGRACIÓN DE MANU GINÓBILI

Gentileza: Getty Images

En el marco del programa “NBA Together”, implementado por la organización para conllevar la cuarentena por la pandemia de Coronavirus, anoche se transmitió el Juego 7 de las Finales del año 2005, donde los Spurs lograron su tercer campeonato ante Detroit Pistons con Ginóbili como protagonista.

Todo se definía ese día, el 22 de junio de 2005. El AT&T Center abría sus puertas para el Juego 7 de las Finales de la NBA, donde encontrábamos con los dos últimos campeones en su mejor momento, en una especie de “Gran Final”.

Detroit Pistons venía de conseguir su tercer título en 2004 tras derrotar a Los Ángeles Lakers y buscaban igualar a los “Bad Boys”, ese equipo conformado por Isaiah Thomas, Dennis Rodman, Joe Dumars, Bill Liambeer, Rick Mahorn, James Edwards, entre otros, que consiguió el anillo dos años consecutivos (1989 y 1990). Por el otro lado teníamos a San Antonio Spurs, campeones en 2003 ante New Jersey Nets y buscaban llegar a la cima por tercera vez en siete años. El mejor momento de la franquicia en toda su historia. El legendario Gregg Popovich se encargaba de entrenar a un equipo liderado por Tim Duncan con Emanuel Ginóbili, Tony Parker y Bruce Bowen, como cabezas de una plantilla que tenía en claro su objetivo.

Los dirigidos por Larry Brown habían quedado en lo más alto de la Conferencia Este con un récord de 54-28. En el camino a las Finales superaron sin grandes problemas a Philadelphia 76ers (4-1) e Indiana Pacers (4-2), pero tuvieron que luchar en el séptimo partido contra Miami Heat (4-3), que sería protagonista en 2006. La franquicia texana también finalizó primera en el Oeste con un 59-23. En Playoffs fueron claramente superiores ante Denver Nuggets (4-1), Seattle SuperSonics (4-2) y Phoenix Suns (4-1) con el argentino promediando 21.7 puntos por partido.

Fue una Final que tuvo como protagonista al bahiense, donde fue titular en los siete encuentros, donde promedió 18.7 puntos por juego, 5.9 rebotes, 4 asistencias y 1.3 robos con un 49.4% de cancha y 38.7% en triples, disputando 36 minutos en cada jornada. Para muchos especialistas, era el merecedor del MVP, pero la NBA decidió entregárselo a Duncan, de también gran desempeño. Nuestro compatriota fue clave en este séptimo duelo por su importancia en el último cuarto, donde anotó 11 de los 24 puntos del equipo.

Con un final ajustado, los Spurs lograron imponerse por 81 a 74 y consiguieron su tercer anillo en casa con su gente. Aquella noche, en 2005, con mente fría y corazón caliente, Ginóbili se convirtió en una superestrella en el partido más importante que se le podía presentar. Fue el primer paso de ese Manu joven de pelo largo para ser la leyenda que es hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *