CENTRAL CÓRDOBA (SDE): ASCENSO Y FINAL DE COPA, TODO EN MENOS DE UN AÑO

Foto: Diario Panorama

Central Córdoba de Santiago del Estero volvió a la Primera División del Fútbol Argentina tras 48 años, dejando atrás sus actuaciones en los viejos Torneos Nacionales. Con la culminación de la temporada 2019/2020 de la Superliga Argentina de Fútbol, el Ferroviario, finalizó en dicho certamen en zona de descenso directo. Con la incertidumbre de cómo se definirán los descensos y ascensos para la presente temporada, en Vermouth Deportivo repasaremos el camino del elenco santiagueño en su retorno a la elite del fútbol nacional.

Para explicar el presente del conjunto de Santiago del Estero, es clave rememorar su camino hasta la Primera División. En la temporada 2017/2018 del Torneo Federal A, el Ferroviario consiguió el ascenso a la segunda categoría del fútbol argentino tras obtener con total autoridad el Pentagonal final, en el cual ganó tres partidos y empato uno, sin derrotas en su haber. Tras nueve meses de ausencia, Central Córdoba volvía a disputar la Primera B Nacional tras haber descendido en 2017. Una vez que volvió a la divisional, no anduvo con vueltas y peleo palmo a palmo hasta el final.

Culminada la temporada 2018/2019 de la B Nacional, el conjunto conducido técnicamente por Gustavo Coleoni terminó en la sexta colocación y con 37 puntos sumandos que le permitió disputar el Torneo Reducido por un segundo ascenso a la elite del fútbol nacional. En los cuartos de final dejó en el camino a Platense con un global de 1-0, en semifinales se cargó a Almagro, venciéndolo en ambos duelos por 2-1 y para cumplir su sueño, le quedaba un paso más. En la final se vio cara a cara con Sarmiento de Junín. El primer chico en el Alfredo Terrera fue 1-1, mientras que el desquite en el Estadio Eva Perón fue sin goles y, como no se contaba el gol de visitante, todo se definió desde el punto de penal. Desde los doce pasos no fallaron Diego Jara, Javier Rossi, Facundo Melivilo, Hugo Vera Oviedo y Alfredo Ramírez y en suelo juninense festejó todo Santiago del Estero.

Con su regreso luego de 48 años a la Primera División, lugar que no ocupaba desde los viejos Torneos Nacionales, la performance del conjunto santiagueño se dividió en dos competencias: la Copa Argentina 2019 y la Superliga Argentina de Fútbol. En la primera de ellas tuvo una actuación descomunal. En los 32vos. de final de vio las caras ante Nueva Chicago y lo eliminó por la mínima diferencia, lo mismo ocurrió en 16vos, ante All Boys. Ya en octavos de final se enfrentó ante un viejo conocido, Villa Mitre de Bahía Blanca. Con goles de Jonathan Herrera y Lisandro Alzugaray, dejó en el camino al Villero. En cuartos se enfrentó ante Estudiantes de La Plata en Córdoba, allí dio su primer batacazo tras ganar 1-0. En semifinales se cargó a Lanús, con un golazo de Cristian Vega que quedará en la historia del club. En la final se enfrentó ante River Plate. La ilusión de alzar el trofeo y jugar la primera Copa Libertadores de América de la institución, se esfumó cuando el Millonario se despachó con una 3-0 categórico.

A raíz de lo que sucedía en el torneo más federal de nuestro fútbol, los del “Sapito” Coleoni comenzaban su andar en el campeonato doméstico. Luego del debut con caída ante Newell’s Old Boys de Rosario en el Coloso Marcelo Bielsa y la victoria de local ante Atlético Tucumán, al Ferroviario le cayeron una seguidilla de empates y derrotas. Uno de los partidos más recordados será el de la novena jornada, como visitante se impuso por 4-1 ante San Lorenzo de Almagro. Los goles fueron convertidos por Jonathan Herrera, Lisandro Alzugaray en dos oportunidades y Marcelo Meli. Mientras que en el Ciclón había descontado Bruno Pittón. Además, el conjunto santiagueño se impuso ante otros rivales en la pelea por la permanencia: Godoy Cruz de Mendoza (1-0), Patronato de Paraná (3-2), Colón de Santa Fe (1-0) y Aldosivi de Mar del Plata (2-0).

Terminó en la decimoctava colocación del torneo y en la vigesimotercera de la tabla de los promedios, es síntesis, en zona de descenso directo. Pero aún quedaba la Copa de la Superliga, certamen que sumaba para engrosar el promedio. En el primer juego, cayó de local 2-1 ante La Lepra. Sin embargo, dicha competencia no se pudo continuar por la llegada del virus Convid-19 que está afectado al mundo y en consecuencia, obligó a la suspensión inmediata del fútbol. Las autoridades de la AFA tendrán en sus manos, una vez que cese la pandemia, la decisión de establecer como se llevarán a cabo la definición por los descensos y ascensos en cada categoría de nuestro país. Por el momento, el Ferroviario estará a la expectativa de una resolución, pero lo que vivió en los últimos años, fue algo de ensueño.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *