Gentileza: @FUTFEMProf

Gabriela Ceña, arquera y una de las figuras del Calamar en Moreno, dialogo con Vermouth Deportivo tras la victoria ante el S.A.T. y destacó la actitud del equipo.

La arquera analizó la victoria ante S.A.T.: “Se dio el partido que pensamos que se iba a dar: equilibrado, dónde los dos equipos propusieron y fueron a buscar. Quizás, SAT se resguardo más atrás de lo que esperábamos y por eso en el primer tiempo nos costó generar oportunidades claras de gol. Esperábamos tener más espacios en tres cuartos de cancha y no fue así pero en el segundo tiempo tuvimos que usar más la mitad de cancha o incluso mover más la pelota en salida para poder crear más espacio a las espaldas de la defensa del SAT. Tuvimos que trabajar mucho más desde nuestro juego asociado”.

“Creo que el entretiempo nos permitió hacer una lectura de cómo se estaba dando el partido hasta ese momento. Ellas se cerraban muy bien atrás y seguir dividiendo la pelota con intentos de ataques muy verticales y directos era entrar en un juego que no nos convenía. Pudimos solucionar eso en el segundo tiempo y tener la paciencia para cuidar la tenencia de la pelota y moverla para crear espacios y atacarlos en velocidad. De este trabajo  previo y una salida rápida es de dónde nace la oportunidad del gol porque de otra manera era muy difícil encontrarlas mal paradas. Fue clave leer el partido, corregir y poder ejecutar esa corrección en el segundo tiempo”, afirmó la guardameta Calamar.

La “1” expresó sus sensaciones de mantener la valla invicta en el juego: “Creo que siendo arquera, una nunca puede estar tranquila siendo figura. Lo mejor que le puede pasar al equipo es que la figura sean las que hacen los goles o las que generan juego porque eso significa que hicimos un partido lindo, atractivo y que entusiasma a la gente pero desde luego que siempre que pueda ayudar al equipo cuando me necesita y responder en situaciones críticas es algo que me hace muy feliz. Cuando llegar al gol cuesta, sostener el arco invicto se vuelve algo clave desde lo anímico”.

Para concluir, Gabriela palpitó el próximo cruce frente a Boca: “Me lo imagino difícil, son partidos que requieren niveles de concentración muy superlativos de las once que estén en cancha ya que te equivocas una vez y lo pagas con el resultado. No hay lugar para los errores, ni tampoco para desperdiciar las oportunidades que podamos generar. Vamos a jugarlo con la intención de quedarnos con los tres puntos porque los necesitamos como saldríamos a jugar con cualquier otro equipo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *