FERRO 1 – INDEPENDIENTE RIVADAVIA 0: UNA VERDADERA MÁQUINA VERDE

El Verdolaga ganó una vez más, sumó su cuarta victoria al hilo, y dejó atrás las vías preocupantes del descenso para apostar firmemente a dar pelea por el sueño de volver a Primera División. El conjunto de Jorge Cordon se impuso por 1 a 0 a la Lepra que hizo méritos como para llevarse algo de Caballito pero no pudo doblegar al firme conjunto porteño.

Independiente Rivadavia supo olvidar sus líos institucionales y, en los noventa minutos del sábado por la noche, tuvo pasajes de protagonismo. No obstante, la escuadra de Mendoza se topó con un Ferrocarril Oeste que sabe a lo que juega, muestra destellos en todas sus líneas, y por eso mismo acabó quedándose con los tres puntos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La misma fórmula de felicidad para el Verdolaga y un resultado igual de positivo que en sus últimas tres presentaciones. Arrancó con un lindo cabezazo de Gustavo Canto que quiso repetir su conquista ante Platense pero esta vez su testazo cruzó todo el área chica sin que nadie la empuje cuando iban 5 minutos del primer tiempo. No obstnate, con el correr del reloj, la Lepra emparejaría en envión inicial del dueño de casa.

Un gol anulado a Ángel Prudencio por offside privaba a Independiente Rivadavia de una temprana alegría pero, más tarde, Sebastián Zunino también invalidaría un festejo de Sebastián Olivarez para Ferrocarril Oeste por posición fuera de juego. El cotejo tenía emociones pero el 0 a 0 no se rompía en el Arquitecto Ricardo Etcheverri.

La visita lo tuvo con dos remates que se murieron en tiro de esquina. Uno de Julián Marcioni que se desvió en un rival para irse por línea de fondo y, otro, de Franco Negri que con violencia probó desde afuera y encontró la notable respuesta de Andrés Bailo para desarticular semejante bombazo. No obstante, fue el local quien halló el tanto de la victoria pasada la media hora inicial cuando el ex Lanús, Hernán Grana, mandó un centro de izquierda a derecha. El envío no revestía problema pero se molestaron entre Cristian Aracena y Rodrigo Colombo para que apareciera el otrora Chacarita Juniors, Cristian Bordacahar, y empujase el esférico con total libertad al fondo del arco.

Independiente Rivadavia no se quedó, sintió el golpe pero fue con el mismo ímpetu que había mostrado para acorralar a Ferrocarril Oeste. Dos bombazos de Julián Marchioni y otro de Sergio González fueron las armas que ofrendó la escuadra de Matías Minich antes del descanso sin poder conseguir su resultado deseado.

La visita contó también con una situación inmejorable al minuto de la complementaria pero la palomita de Prudencio se fue besando el palo derecho del arco de Bailo. Y más tarde fue Marcioni quien intentó sorprender con un córner olímpico que asustó a todos los locales. Semejantes situaciones no implicaban que el dueño de casa estuviese jugando mal sino todo lo contrario. Ordenado en su línea defensiva, tanto Grana como Rodrigo Mazur eran temibles cada vez que se lanzaban al ataque. Renzo Tesuri mostraba un nivel superlativo, Fernando Miranda manejaba los piolines del mediocampo y, tanto Rubén Tarasco como Bordacahar eran los encargados de mantener atento a Aracena.

En líneas generales, Ferro a través de su firmeza, justificó el 1 a 0 que lo llevó a conseguir su cuarto triunfo en fila. Independiente Rivadavia, que volverá a la caótica Mendoza esperando novedades para definir el futuro de una institución convulsionada, tuvo flashes de buen fútbol que los deberá revalidar el fin de semana entrante, en Cuyo, ante Estudiantes de Río Cuarto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *