ALEM 3 – BERAZATEGUI 3: SEIS GOLES, Y ESO QUE LES TAPPARELLO OTROS TANTOS

Partidazo en el oeste. Ni Champions League ni Superliga. Esta vez la clase de fútbol se vio en General Rodríguez gracias al 3 a 3 que ofrendaron el Lechero y el Naranja en una contienda que tuvo más de dos decenas de situaciones netas de gol y en la que repartieron unidades para continuar, provisoriamente, en la cima del campeonato de la Primera C.

El show empezó a los 5 minutos del capítulo inicial cuando Santiago Sendín salió a cortar una pelota bastante alejado de su retaguardia. Blas Tapparello, figura de la jornada, definió por encima de la imensidad del arquero pero el travesaño le arruinó lo que hubiese sido un golazo de larga distancia. No obstante, allí estaba Sergio Sosa quien, con el pecho, empujó el esférico y anotó el 1 a 0 para un Berazategui que comenzaba a llevarse puesto a Alem en condición de visitante.

Los de Marcelo Barrera fueron una tromba en el primer tiempo. Iban 10 cuando Sosa estuvo realmente cerca de anotar su segunda diana tras un magistral centro de Carlos Ponce. La redonda salió pidiendo permiso contra el parante zurdo de la cueva de Sendín. Al toque llegó la reacción del conjunto de Carlos Daniel Cordone que, en una ráfaga, no pudo empujar un centro buscapié de Ítalo Portillo y, en la acción siguiente, Alejandro Granero le tapó un tremendo bombazo a Mauro Boaglio.

Ni bien pasó el cuarto de hora, Berazategui amplió la diferencia. De un córner desde la izquierda llegó la peinada de Tapparello en el primer palo para sorprender a todos y estampar el 2 a 0 que era justo y que hasta parecía saber a poco después de todo lo que hizo la visita en el período inicial. Leandro Nicéforo Alem, con algunas desatenciones defensivas, tampoco lograba gravitar en ataque donde Dalmiro Gaeto y Lucas Sergi se mostraban activos pero no conectaban con Boaglio para llevar peligro realmente.

Tapparello pudo estirar la ventaja a los 20 minutos tras ganarle la marca a Andrés Siena, se hamacó, sacó un hermoso bombazo pero Sendín salvó de manera magistral y le tapó lo que era el 3 a 0. El guardameta local, tras su error inicial, empezaba también a erigirse como uno de los hombres del partido porque más tarde le contuvo un misíl al ex Victoriano Arenas, Nahuel Gómez.

Pasada la media hora, Sendín le achicó el ángulo a Tapparello quien sacudió con potencia pero entre el arquero y el palo volvieron a evitar una nueva caída de la valla de Alem. Y el mismo portero brilló para desviar al córner una buena acción de Sosa que dejaba a Berazategui como claro merecedor de un triunfo en General Rodríguez.

Cordone hizo de las suyas, de esas a las que ya tiene acostumbrados al público del ascenso. El «Lobo» metió un par de gritos y dos cambios en el entretiempo para lavarle la cara al equipo. Y lo consiguió porque a los 7 minutos de la complementaria, el ingresado Maximiliano Torres González, conectó con un soberbio cabezazo un centro de Boaglio que pasó a jugar como wing y marcó así el descuento.

Berazategui iba con intenciones de liquidar el asunto pero, el segundo tiempo tenía a un Alem que le hacía fuerzas a como de lugar. Gaeto contó con una situación inmejorable, con un penal en movimiento, pero el otrora Argentino de Quilmes la colgó por arriba del travesaño intentando meter la redonda contra un ángulo y no zapatear con los ojos cerrados. Y a todo esto, Sendín seguía brillando en su retaguardia para tapar un disparo de Gómez que tenía destino de red.

El ida y vuelta hacía del partido en General Rodríguez un espectáculo formidable. Boaglio tuvo el empate pero se lo negó el palo. Sin embargo, en la jugada siguiente, Torres González no falló y estampó el 2 a 2 cuando iban 23 minutos de la complementaria. ¡Partidazo era poco calificativo en General Rodríguez!

En ese ritmo frenético, el Naranja llegó con un par de situaciones en las cuales Federico Motta no tuvo puntería. El premio para los de Barrera se dio a los 34 con un cabezazo de Sosa que, calcó el gol de Tapparello, y peinó un córner en el primer palo para dejar sin reacción a Sendín. No obstante, 120 segundos más tarde, Gaeto le puso un centro perfecto a Sergi y este batió la resistencia del «Benji» Granero para poner cifras definitivas en el oeste.

Si Alem y Berazategui terminó 3 a 3 fue porque arriesgaron ambos e incluso merecieron más. Pudo haber acabado 9 a 9 que el resultado hubiese sido justísimo también. A pesar de los seis goles fueron claves los arqueros. Brilló el fútbol. Y Watson Hutton estaría contento de ver otra obra maestra del deporte que supo instalar en la República Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *