URUGUAY: ¡PERO NO ME TORQUE EL NOMBRE!

Foto: @MvdCityTorque

Casos hay de sobra. Las famosas Sociedades Anónimas Deportivas que no pudieron recalar en el fútbol argentino hubiesen escrito más episodios como el que se dio a conocer del otro lado del Río de la Plata. El Torque, club millennial si lo hay, fue adquirido por el City Football Group y tras doce años de existencia modificó su nombre y su escudo para competir la elite uruguaya.

El jeque árabe Mansour bin Zayen bin Sultan Al Nahyan lo hizo otra vez. Sin problema de cash, y hasta casi sumándose al proyecto del presidente de la República Oriental del Uruguay, Luis Alberto Alejandro Aparicio Lacalle Pou, el asiático desembarcó con sus divisas para hacer lo que ya había realizado por ejemplo en Manchester, Ingalterra, y en el fútbol de Estados Unidos radicándose en la carísima Nueva York.

Bajo su sello, la T no sólo cambió de nombre sino también de logo y de apodo. A partir de ahora el fútbol charrúa tendrá una institución denominada Montevideo City Torque, un escudo cuasi simil al conjunto de «Kun» Agüero en tierras británicas, y el apodo claramente será «el ciudadano». El negocio del fútbol no tiene fin.

Sin muchas más novedades ni tampoco refiriéndose a los refuerzos, el Montevideo City Torque llegó para revolucionar el deporte en Uruguay así como también para hacerle frente a dos históricos que buscarán afirmarse con sus pergaminos en lo más alto del país: Nacional y Peñarol. En los últimos años, en Argentina, hubo algunos cambios en ciertos clubes como por ejemplo UAI Urquiza suplantando a Ferrocarril Urquiza, o el ya acabado Mercado Central Sacachispas que duró poco y nada para que la entidad de Villa Soldati vuelva a llevar el mismo nombre histórico sin depender de los galpones de venta alimentaria y demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *