gtag('config', 'UA-63643000-1');

FÚTBOL DE LUTO: FALLECIÓ WALTER PARODI, EL GRAN GOLEADOR

Foto: El Gráfico

Su carrera empezó con un gol como marca el destino y el bautismo de aquellos que quedarán en el recuerdo por inflar redes contrarias. Aquél otoño de 1983, cuando el regreso de la democracia era casi un hecho en la República Argentina, Walter Adrián Parodi hizo su primera aparición convirtiendo para Quilmes contra Atlanta. Hoy, un 20 de enero de 2020, su pegada se apagó para siempre tras luchar contra una dura enfermedad a la cual no pudo golear.

Para graficar a este delantero bastará con decir que fue amado por Racing e Independiente. Sin lugar a dudas, en un mundo buscapleitos como el que vivimos, podría haber sido tildado como traidor. Claramente no fue su caso. Hincha, socio y fanático de la Academia, el atacante tuvo una temorada en el club de sus amores pero luego descolló en el Rojo donde obtuvo en Clausura de 1994 y la Supercopa de ese mismo año.

Parodi le hizo goles a todos. Quedó a un paso de los cien en su carrera ya que en total los registros lo estancaron en 99 gritos. Fue héroe y figura del famosísimo Deportivo Español que domingo tras domingo se convertía en el cuco de los grandes del fútbol argentino. Defendió durante siete años la pilcha del Gallego y quedó como segundo goleador histórico de la entidad del Bajo Flores por detrás del interminable «Puma», José Luis Rodríguez.

También hizo inferiores en River Plate, defendió los colores de Cipolletti de Río Negro, de Colón de Santa Fe, y militó el ascenso con Almagro, Nueva Chicago, y Defensa y Justicia, hasta retirarse a principios del nuevo milenio con la casaca de Argentino de Quilmes. Será recordado por su clase para definir, por su melena, por esos hermosos ochenta y noventa del deporte más apasionante de todos.

Una enfermedad cruel e injusta decidió ponerle fin a su trayectoria en este plano. Walter Adrián Parodi falleció a los 54 años. Lo llora la pelota. También Racing e Independiente. Y eso marca que clase de profesional fue dentro de una cancha. Las mismas lágrimas del Deportivo Español, del Cervecero, del Sabalero. ¡Qué en paz descanses, eterno goleador!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *