ARSENAL 2 – COLÓN 1: EL VIADUCTO RESUCITADO

Los de Sarandí y el Sabalero se cruzaron en el partido postergado de la fecha 13, en un partido que fue muy parejo, que los locales supieron ponerse en ventaja, perderla y nuevamente ponerse arriba en el marcador para alegría de su gente y también con el agrado de sumar tres puntos que lo depositaron en lo mas alto del campeonato, tras haber recién ascendido, y resucitar al Viaducto que tantos títulos sumó en este siglo.

En el primer tiempo, lo más destacado fueron los tiros desde afuera de ambos equipos que al no poder penetrar en las áreas, los remates desde afuera del área sobraron pero con realmente poco peligro para los arqueros. El protagonista fue el árbitro Andrés Merlos que a juicio de los hinchas locales, favoreció por demás a los de Santa Fé, por lo cual se retiró insultado y muy silbado a su vestiario.

La segunda parte en cambio, fue dueña de las emociones. Recién pasados 10 minutos del arranque, la postura de Arsenal para atacar fue muy intensa y a partir de esto, logró abrir el marcador con un tiro al arco de Kaprof, que no iba direccionado hacia el rectángulo, pero tuvo la suerte de encontrarse con el defensor de Colón, Guillermo Ortíz, y el cambio de dirección sorprendió a Burian que poco pudo hacer para contener el esférico.

La respuesta del Sabalero fue inmediata. Tras el gol, comenzaron a jugar mucho en equipo y a trasladar la pelota con muchos pases para intentar romper el esquema defensivo de Rondina. Solo cuatro minutos tardaron para igualar los tantos, tras una jugada con muchos toques la pelota le llegó a Galván que remató hacia el arco desde la medialuna del área pero el arquero supo contenerlo, aunque el rebote fue aprovechado por Wilson Morelo y mandó la bocha al fondo de la red.

El aliento de la gente y el ánimo del entrenador fue clave para que el equipo de Sarandí levante la cabeza y vuelva a recuperarse anímicamente para poder volver a ponerse arriba. Iban 71 minutos de juego cuando Nicolás Giménez lanzó un tiro de esquina desde la derecha hacia al área de Colón y con tanta precisión que Emiliano Méndez solo tuvo que saltar y rematar con violencia hacia la base del primer palo para convertir y llenar de alegría las tribunas que felices por llegar muy cerca de la cima del campeonato, no dejaron de corear al equipo hasta que de fue al vestuario tras festejar por el campañón trazado en este semestre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *