BROWN (ADROGUÉ) 0- DEFENSORES DE BELGRANO 0: DRAGÓN COPERO.

Sábado 23 de Noviembre, 17 hs. En el Estadio Monumental de Lima se jugaba la final de la Copa Libertadores, y paralelamente, en el Lorenzo Arandilla se disputaban las ilusiones del «Trico» y del «Dragón, con el condimento especial de la despedida del fútbol del goleador histórico del elenco local: Gastón Grecco.

Como es costumbre, al ingresar a las instalaciones del «tricolor», es posible charlar y disfrutar de la destacada personalidad del amable Pablo Vicó, quien distinguidamente dedica su tiempo previo al partido a dialogar con los hinchas y sacarse fotos. Pocos clubes en el mundo gozan de tal conexión entre el director técnico y los hinchas.

Las emociones no llegarían en ningún momento. La primer etapa se vio plagada de intentos del local por vulnerar la defensa propuesta por el «Dragón», que se defendió a capa y espada con una gran actuación de su arquero. La imprecisión de los de Vicó salvó a Defensores de un primer tiempo que puedo haber acabado en una victoria abultada para Brown, que siempre fue quien impuso las condiciones dentro del verde césped.

Las emociones llegaban desde afuera: varios hinchas estaban pendientes de la final del certamen más prestigioso a nivel latinoamericano, River ganaba la final y corrían rumores de que lo hacía de gran manera. En Adrogué, algunos rostros reflejaban sonrisas, otros denotaban palidez y bronca.

El complemento tendría el condimento del ingreso de Gastón Grecco, eterno número 9, pero que hoy ingresaba con la 18, para disputar su último encuentro en su casa, donde tantas veces haría delirar a la tribuna entonando el grito sagrado de gol, haciendo retumbar a todo el barrio con su viveza y su precisión dentro del área.

A pesar del ingreso del ídolo, el encuentro se iría disipando hasta apagarse por completo. El «Dragón» supo aguantarlo, asomando con alguna contra. Pero lo importante es que estiró su racha a 12 choques futbolísticos sin derrotas, y consiguió clasificarse a la siguiente edición de la Copa Argentina.

Fue final en el sur, 0-0. El local mostró mejorías en la generación del juego y el flujo de fútbol, pero poca contundencia (y por qué no, fortuna) a la hora de definir en el área rival, ¡ya se va a dar, trico!. Mientras que por su parte, Defensores de Belgrano rescató un punto y se llevó una clasificación gloriosa para casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *