FERRO 1 – DEPORTIVO MORÓN 0: UNA TROMPADA EN LA «PERALES»

Justamente como una parte de la hinchada del Torito, como si fuese parte del destino que ha condenado al elenco Verdinegro a terminar el año en lo más profundo de la tabla de posiciones. Un gol en contra de Valentín Perales privó al Gallo de acercarse a los puestos de vanguardia pero complicó al elenco de Mataderos permitiéndole al Verdolaga ganar 1 a 0 y escaparse del fondo en su zona de la Primera Nacional.

La tardenoche de Ferro fue efectiva, inteligente, soberbia. Sin brillar como en otras épocas, su bronce pasó por el orden de todas sus líneas, hambre de gloria y tener en cuenta que el mejor resultado estaba en cortarle todo tipo de circuitos a un Deportivo Morón que venía de dar el batacazo ante Atlanta en el Nuevo Francisco Urbano.

Caballito celebró con locura el gran planteo del local. Los del oeste del Gran Buenos Aires sólo molestaron en el primer tiempo con un remate alto de Ezequiel D´Ángelo y con un cabezazo justamente de Perales que contuvo sin problemas Andrés Bailo. El resto de la contienda le perteneció al dueño de casa que hizo circular la redonda, tuvo sus ocasiones y aprovechó el tanto en contra para festejar en el Arquitecto Ricardo Etcheverri.

En los 45 minutos iniciales se lo taparon a Renzo Tesuri, más tarde Nicolás Gómez no tuvo puntería, y por último Julio Salvá empezaba a erigirse como figura al opacarle un mano a mano a Rodrigo Mazur así como también al taparle una volea exquisita de Franco Toloza en el área chica. Lo que no pudo contener el ex guardameta de Acassuso fue el error de Perales que la metió contra su propia cueva y le dio el oxígeno necesario al local para seguir dominando la contienda a su antojo.

Arnaldo Sialle metió dos cambios en el entretiempo. Sacó al suizo, Kevin Gissi, y apostó por Damián Akerman pero el gran goleador ni siquiera gravitó. Tampoco el ingreso del uruguayo Mauricio Alonso le sirvió para tener el esférico. Así, el Verdolaga, siguió llegando con peligro pero encontrando en Salvá a la pieza clave para que la derrota de su elenco sea por la mínima diferencia.

El arquero del Gallo le ahogó el segundo a Mazur con un remate a quemarropa, luego tuvo una notable reacción para mandar la pelota al córner en un buen intento de Lautaro Torres, y pasada la media hora final, apareció para adivinarle la intención al «Chapu», Cristian Bordacahar que buscó estacionar la caprichosa en el fondo de la red contra el primer palo.

Deportivo Morón, desconocido y desorientado en la verde gramilla, volvió por la ruta del oeste con las manos vacías y la incertidumbre de saber si logrará meterse en la Copa Argentina o no. El que celebró fue Ferro, que con el 1 a 0, volvió a demostrar que los mejores resultados los obtuvo en Caballito y, sobre todo este último, sirvió para darle un golpe en la Perales a Nueva Chicago que quedó en el último lugar de la tabla de posiciones en este 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *