TALLERES (RE) 2 – FÉNIX 1: ESCALADA E ILUSIÓN

Foto: @ClubTalleresOK

El Apertura de la Primera B Metropolitana aún no tuvo un campeón. Porque Almirante Brown no logró cantar victoria en Villa Fox y porque, además, de la mano de Rodolfo Della Picca, el Tallarín sumó su cuarta victoria al hilo para quedar a tiro de la cima con dos fechas por disputarse. El Albirrojo venció por 2 a 1 al Cuervo en Timote y Castro y, justamente, el fin de semana entrante, visitar a la Fragata en Isidro Casanova.

No arrancó bien el sábado para Talleres de Remedios de Escalada. Desde el vamos ganaba Fénix y encima se lamentaba porque en Zárate había un gol tempranero del CADU que lo obligaba a levantar cabeza con suma urgencia para acordar distancias con el líder del torneo.

Iban 2 minutos de partido cuando Emiliano Bonfiglio conectó de cabeza un córner de Lautaro Arellano para marcar el 1 a 0 en favor del equipo conducido por José Castro. La victoria parcial para un plantel, urgido de puntos y cuyo único objetivo en la temporada será lograr la permanencia, cotizaba en bolsa ya que desde temprano le ponía un freno a la escuadra de «Fito» que ostentaba un invicto de ocho pleitos.

El 1 a 0 en favor de Fénix fue sólo un espejismo. Talleres tuvo 88 minutos regulares mas los que agregó Paulo Vigliano para tomar el protagonismo y justificar porqué es, por el momento, el único escolta de Almirante Brown. Y así los hombres de Della Picca iban al frente con Juan Trejo, Alejandro Aranda, Matías Sosa y toda la banda sin lograr vulnerar la resistencia de Carlos Kletnicki.

Justamente un error del ex guardameta de Gimnasia La Plata le permitió al Tallarín empatar las acciones a los 9 de la complementaria. El arquero calculó mal y Sosa, de cabeza, no dilapidó tamaño obsequio. La parda era merecida pero, por cómo lo buscaba, el triunfo para el dueño de casa también lo fue. Y, antes del cuarto de hora del capítulo final, Aranda se encargó de clavar un zurdazo que hizo delirar a todo Timote y Castro.

Fénix, con media hora delante, fue un manojo de nervios que lo llevó a terminar con dos jugadores menos producto de las expulsiones sufridas por Facundo Ruíz a los 39, y por el ex Lanús, Iván Leszczuk, cuando ya todo se apagaba. Talleres ganó 2 a 1, continuó con su escalada y se ilusiona. Claramente, para que esa llama se mantenga viva, el fin de semana que viene deberá derrotar a Almirante Brown en Isidro Casanova y que todo se defina en una atrapante última jornada del Apertura 2019 de la Primera B Metropolitana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *