QUILMES 1 – VILLA DÁLMINE 2: LA CONTRA LETAL

En la fecha 12 de la zona B de la Primera Nacional, el Cervecero y el Viola se cruzaron en un partido que en los comienzos de período se encontraron las emociones y en el que el local no pudo igualar el marcador durante todo el complemento a pesar de que su rival le haya cedido por completo la pelota y el espacio en su campo.

Desde el arranque, los locales buscaron constantemente manejar el trámite del partido, el ritmo y la posesión de la pelota, pero no fue así ya que Dálmine fue muy incisivo y determinante en el robo de pelotas en la mitad de la cancha y en más de 5 oportunidades, los delanteros tuvieron espacios para definir al arco custodiado por Ledesma prácticamente sin presión, pero por su mala precisión no pudieron abrir el marcador. Esto pudo darse tras varias jugadas pero a los siete minutos, Alan Picazzo tras una excelente contra ataque colectiva, el juvenil formado en River quedó frente al arco, remató y luego con el infantil rebote que otorgó el guardameta Cervecero, el 11 volvió a definir y esta vez la mandó al fondo del arco.

Diez minutos pasaron para que Quilmes pudiese concretar el empate ya que luego del gol Lemos sacó adelante al equipo y se despertó de la siesta sabatina, por lo que comenzó a atacar con mucha vehemencia y a través de varios tiros de esquina y mucha efusividad logró marcar. Tras un córner desde la derecha y una serie de rebotes en el área, Bruera logró impactar la pelota y mandarla por entre las manos del arquero Marcelo Ojeda para igualar el marcador.

Ya en el segundo tiempo, los dirigidos por Lucas Bovaglio salieron con toda su energía a buscar el resultado, otra vez intentando forzar el contraataque y lo consiguieron muy rápidamente en una jugada en la que Picazzo robó la pelota por la derecha, muy cerca de la línea central, corrió cual maratonista pero con la pelota en sus pies, luego con mucha precisión le pasó la pelota a Germán Lesman, quien aprovechó la fuerza del envío para cambiarle la dirección al balón, hacer pasar de largo al defensor dentro del área y con una jerarquía impresionante, el nueve mandó la pelota con efecto al ángulo derecho para poner en ventaja a su equipo a menos de 10 minutos del inicio del complemento.

Durante el resto del tiempo de juego fue un monólogo de Quilmes intentando atacar y buscar el empate con el apoyo de su gente en las tribunas, pero por falta de ideas y suerte no pudieron penetrar el área del Viola y se quedaron sin sumar en la fecha, que de ganar se podría haber sumado al pelotón de los segundos en la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *