SPORTIVO ITALIANO 4 – L.N. ALEM 2: LA LECHE NO ALCANZÓ

Gentileza: @FutbolAzzurroTV

El Tano y el Lechero se cruzaron en la fecha 14 de la Primera C, en un partido que tuvo muchos goles, con los que el equipo local supo ponerse en ventaja, pero que cerca del final los visitantes estuvieron muy cerca de la igualdad, pero se quedaron cortos de Leche y Blanco les liquidó el partido.

Iban recién 8 minutos del primer tiempo cuando una pésima salida de los defensores locales forzada por los atacantes, derivó en una pérdida de pelota dentro del área y entre el medio del barullo entre futbolistas que querían disputarla, apreció un pase clarificador que lo dejó en soledad a Dalmiro Gaeto, quien pudo definir casi sin oposición para abrir la cuenta.

El Tano no tardó en reaccionar, ya que a los 23 minutos, Robaldo marcó un tremendo golazo para empatar el marcador en el que fue gambeteando hasta la medialuna del rectángulo rival, se abrió hacia la izquierda y al percibir al guardameta unos metros adelantado, optó por pincharla y sobrepasar al uno por encima de él y clavarla en el ángulo del segundo palo. Menos de diez vueltas al reloj mas tarde, ante la intencidad de Italiano, el lechero comenzó a atrincherarse y a sufrir los ataques de su rival, pero el que peor la pasó fue Coronel, que llegó barriendo el suelo en dirección al arco para cortar un centro y finalmente se metió con la redonda bajo los tres palos para poner en ventaja a su rival.

Cuando transitaba la hora de partido, llegó un centro peligroso desde un tiro de esquina que cayó en el área de Alem, y que increíblemente nadie pudo conectar con claridad, por lo que hubo al menos cuatro remates bloqueados al arco de Santiago Sendín, pero el único que superó los obstáculos fue el de Blanco, quien desde el piso se encontró la bocha y la mandó al fondo de la red. A pesar de la dura desventaja, el Lechero reaccionó y tras un córner recibido por una tibia defensa, en la que el delantero central de los dirigidos por Cordone, Lucas Sergi, logró hacerse con la posesión y brindó un pase sucio pero efectivo a Boaglio quien solo tuvo que empujar la pelota para descontar en el marcador.

Cuando parecía que el empate estaba cerca, Blanco con una calidad de un futbolista de otra categoría, corrió hacia la medialuna con la pelota en sus pies, y vio que nuevamente el arquero Sendín estaba lejos del arco y de frente a este decidió pincharla y liquidar el encuentro para la alegría de todos los hinchas del Tano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *