gtag('config', 'UA-63643000-1');

REAL PILAR 3 – CENTRAL CÓRDOBA 3: A»PILAR» GOLES Y REPARTIR PUNTOS

Foto: @PilarFutbolC

Poco más de media hora le bastó al Charrúa para remontar un durísimo 0-3 en el Carlos Barraza y llevarse un punto para el Gabino Sosa. Los santafesinos, al borde del nocáut, reaccionaron a tiempo y en el descuento lograron empatarle al Monarca de Tomás Arrotea que, con dos encuentros más que los líderes, quedó a cuatro unidades del Deportivo Laferrere y Cañuelas.

Real Pilar pegó primero y aún más fuerte lo hizo cuando comenzó la complementaria. Cuando a los 5 de la segunda mitad el triunfo era abultado, todo parecía que la victoria quedaba en su domicilio. Sin embargo, el elenco de Eduardo Bustos Montoya demostró que los cotejos culminan cuando el árbitro lo decide y así Central Córdoba supo silenciar al Merengue en el noroeste bonaerense.

A los 22 minutos de la etapa inicial, el local fue abriendo la cancha de derecha a izquierda. Wilson Chimeli descargó, cual una jugada de rugby, para Emiliano Tabone que sacó un zapatazo inatajable para Matías Giroldi. Con ese 1 a 0, los de Arrotea se conformaron hasta el entretiempo y aprovecharon el descanso para salir reforzados a liquidar a su oponente.

Los muchachos del «Tati» Bustos Montoya sintieron dos cachetazos ni bien empezó la complementaria. Los rosarinos trataban bien la pelota hasta que la perdieron en ofensiva y una contra letal del dueño de casa los agarró mal parados para que Tabone, mano a mano, no tuviese piedad. Y, segundos más tarde, en otro desorden defensivo, Chimeli hizo lo propio para estampar el 3 a 0.

El encuentro parecía liquidado pero apareció el «Toto», Federico Ferrari. Con un tiro libre a los 9 minutos exigió a Tomás Sultani que debió volar para descolgarla del ángulo superior izquierdo y mandar la redonda al tiro de esquina. No obstante, de ese córner, el centrodelantero de arremetida metió el descuento y empezó a escribir la historia que tuvo un epílogo para alquilar balcones.

Ferrari no tardó en anotar el segundo de su cosecha personal cuando cabeceó de manera débil pero Sultani dio rebote y así, el goleador, capitalizó semejante regalo para no perdonar y dejar al Charrúa a un tanto de la parda con más de media hora por delante en el reloj. El Monarca ya había perdido esa magia que logró con la diferencia y alimentó el ego de un Charrúa que con la experiencia de Lucio Cereseto y la asistencia de Cristian Yassogna acabó encontrando en el descuento a Alejandro Raimondo quien empujó la caprichosa por el segundo palo y puso cifras definitivas.

Real Pilar tuvo en sus manos la victoria que los hubiese acercado a los punteros del campeonato. Sin embargo, la rápida reacción de Central Córdoba le permitió a los de Bustos Montoya llevarse un punto para Rosario con un 3 a 3 tan espectactular como agónico y soñado para un club histórico del ascenso que buscará seguir trepando peldaños hasta que las cuentas le permitan soñar en este Apertura de la Primera C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *