CHACARITA 1 – DEPORTIVO RIESTRA 1: CONSTRUYÓ TORRES BAJO LA LLUVIA

El Funebrero encontró, en tiempo de descuento, un empate de oro para alcanzar a All Boys en la anteúltima posición de la zona dos del Torneo Nacional. El 1 a 1 gracias al zapatazo de Adrián Torres que festejó todo el pueblo del Tricolor, privó al Blanquinegro de llegar al tercer peladño y quedar a cuatro unidades del líder, Sarmiento de Junín.

No fue un partido entretenido ni mucho menos. Las constantes lluvias hicieron de la verde gramilla en San Martín una alfombra rápida que le permitió a los jugadores de Chacarita Juniors y Deportivo Riestra probar mucho desde media distancia pero generar pocas ideas en lo colectivo para arrimarse con miedo a las retaguardias.

Lo poco que pudo observarse en el capítulo inicial fue en el arranque. Un bombazo de Gonzalo Groba que se fue alto por el lado del dueño de casa, y una vaselina del eterno, Víctor Gómez, que pudo significar la apertura del tanteador para los Malevos de Pompeya pero acabó saliendo apenas por encima del travesaño.

En la complementaria volvieron a repartirse llegadas en el inicio. A los 2 minutos, Juan Cruz González sacó un zapatazo que se fue cerca del palo izquierdo de Matías Vega y, cuando iban 5, otra vez Gómez tuvo una gran situación pero careció de puntería. Los hombres de José María Bianco buscaban aprovechando la juventud y el vigor de su plantel, aunque el tiro de Hernán Da Campo acabaría dando en la cara externa de la red.

El Blanquinegro abrió la cuenta a veinticinto del final cuando Brian Sánchez empujó una pelota que el fondo local jamás supo cómo despejar. El 1 a 0 obligó al Funebrero a salir a buscar la parda y, frente a toda la adversidad, el «Chaucha» metió variantes para encontrar espacios y alternativas. Sin embargo, por más que el Tricolor iba al frente, no era claro. Hasta que, a los 46, Torres sacudió con un disparó que se tornó inatajable para poner cifras definitivas.

Deportivo Riestra se estaba llevando un premio supremo de Villa Maipú y soñaba con pelear arriba pero, Chacarita, bajo una cortina de agua incesante y molesta, construyó «Torres» de ilusión con un 1 a 1 que no es un triunfo pero que alimentaron el vínculo de saber que el joven plantel dará todo para salir del pozo futbolístico en el cual está sumido uno de los grandes clubes del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *