SOL DE MAYO 1 – DEPORTIVO MAIPÚ 2: SALIÓ EL SOL PARA EL BOTELLERO

Foto: Diario de Río Negro

Después de la dolorosa derrota en el derby ante Huracán Las Heras, el elenco de Carlos Sperdutti recuperó la memoria y metió dos victorias al hilo para alcanzar al Globo en la cima de la zona dos del Federal A. Los tantos para la escuadra de Mendoza fueron obra de Matías Persia y Matías Navarro en la complementaria mientras que para el local descontó Diego Galván de penal.

Ganó Deportivo Maipú y festejó porque recuperó terreno perdido con dos caídas que lo habían hecho dudar sobre el objetivo final de este plantel que quiere volver a la segunda división del fútbol argentino. Sol de Mayo, después de su loable participación en Copa Argentina, trastabilló para quedarse merodeando por la mitad de la tabla de posiciones a pesar de tener un encuentro menos que los líderes del campeonato.

Una desatención defensiva le costó prácticamente el partido al Albiceleste. Juan Elordi tocó hacia su arquero cuando iban 12 del segundo tiempo y, Juan Torralba al intentar rechazar reventó el zapatazo en el cuerpo de Persia que con todo el arco a su merced sólo tuvo que acompañar a la redonda hasta que bese las redes del arco local.

Lejos de reaccionar, el dueño de casa sufrió un nuevo embate. Ante la marca de dos rivales y, desde la puerta del área grande, Navarro sacó un bombazo cuando se jugaba el vigésimo séptimo minuto de la complementaria y ya, con el 2 a 0, empezaban a cerrar la historia. Sin embargo, los de Mauricio del Cero le pusieron suspenso al asunto ya que rápidamente, y con un cuarto de hora por delante, descontaron a través del penal convertido por Galván.

Sol de Mayo agotó todos los recursos para no quedarse con las manos vacías en Río Negro pero no tuvo más remedio que ver como su oponente se llevaba el bolso lleno de puntos de Viedma. Deportivo Maipú ganó 2 a 1, trepó a lo más alto junto al otro elenco mendocino, y empezó a salir el febo para uno de los candidatos que el fin de semana recibirá a Desamparados en en el Omar Higinio Sperdutti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *