GUILLERMO BROWN (MADRYN) 2- NUEVA CHICAGO 0: ¡QUE VIVA EL FÚTBOL!

Gentileza: Prensa Brown (PM)/ Matías Libertino

Gentileza: Prensa Brown (PM)/ Matías Libertino

Domingo 13 de Octubre, 11hs. El Estadio Raúl Conti albergaba un partido lleno de incertidumbre y dudas. Por un lado, el local gozaba de un buen pasar en el torneo y todo indicaba que podía imponer su juego ante un equipo que se encuentra en los puestos bajos de la tabla, pero el elenco rival no era nada más ni nada menos que el «Torito» de Mataderos, un grande de la categoría. Si a esto le sumamos que el «verdinegro» pudo llevar un puñado de hinchas visitantes (con toda la euforia que supone su presencia), nada era previsible.

Nueva Chicago, con Rodolfo De Paoli como el flamante entrenador que asumió hace unas fechas atrás, buscaba encontrar regularidad y remontar el mal momento que vivía. Por su parte Guillermo Brown de Puerto Madryn llegaba al encuentro con un buen colchón de puntos y de partidos bien jugados.

A los 12 minutos del primer tiempo, llegaría el primer impacto fuerte que brindaría el enfrentamiento: presión alta de «La Banda» para forzar el error rival y recuperar el balón de cara al gol; marca férrea y toque de Mauricio Vera para Mateo Acosta que resolvió de gran manera, primero ante el defensor del equipo visitante y luego frente al arquero del «torito». Se imponía tempranamente el equipo portuario 1-0.

Los minutos restantes de la primer etapa fueron favorables a Brown, que logró hacer figura a Agustín Silva, y desconcertó en cada ataque a la defensa que proponía el elenco oriundo de Mataderos. No sería hasta luego del entretiempo, que el equipo «verdinegro» lograría tomar confianza y poner en riesgo la victoria local.

En el complemento, «La Banda» se contentó con enviar contraataques en cada avance del rival. Pocos de ellos pudieron ser llevados a cabo con coherencia, mientras que sufría (y mucho) en el sector defensivo. Las lesiones/molestias de Acosta y de Moreno, desconcertaron al elenco dirigido tácticamente por Marcelo Broggi, que se quedó sin dos de sus referentes dentro del verde césped, ante un Chicago que se venía a pura intensidad y convencimiento.

A los 39 minutos del segundo tiempo llegaría la tranquilidad: Rodrigo Depetris bajó el esférico en el área, aprovechando un error en el cierre defensivo, y definió ante un arquero que nada pudo hacer.

Fue final 2-0 en Puerto Madryn. El local concretó las llegas que tuvo, supo golpear, y se prende en la pelea por entrar en la zona del reducido de la Zona 1. Nueva Chicago está último en la tabla y sigue sin levantar, complicado contexto para un grande que está dormido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *