BOCA UNIDOS 2 – DEFENSORES DE BELGRANO (VR) 1: PUSO CUARTA Y LLEGÓ A LA CIMA

Foto: República Aurirroja

Por Adolfo Pereira

Boca Unidos tuvo que esforzarse para vencer a un Defensores de Belgrano, que mostró su bravura promediando el primer tiempo con un gol de Jonathan López. Sin embargo, Antonio Medina y Gabriel Morales aparecieron nuevamente para domesticar a los bonaerenses y encaminar el cuarto triunfo en fila, que le permitió al Aurirrojo alcanzar la punta de la zona 1. La visita, por su parte, sufrió su cuarta derrota consecutiva.

El equipo de la ribera correntina no desaprovechó la oportunidad de subirse a lo más alto de su grupo, tras vencer a un rival que demostró que su posición no se corresponde con su capacidad futbolística.

De hecho, fue El Defe el equipo que mostró más ambición de movida. En la primera acción de riesgo, Nicolás Czornomaz (hijo del legendario Pirata, goleador histórico de la Primera B Nacional) mandó un centro que José Aquino manoteó y Juan Cruz Cartechini no pudo darle bien. Al rato,  un largo envió desde mitad de cancha fue bien bajado por Bruno Tonarelli, que se metió al área y cuando trató de ceder al medio se interpuso RolandoRicardone. Por su parte, el anfitrión no podía generar conexiones ofensivas.

A los 21′, un pelotazo de Ariel Morales fue interceptado por el experimentado Silvio Iuvalé, que avanzó unos metros sin oposición y la cedió a Czornomaz. Con tiempo para  pensar, el diez granate filtró un buen pase para Jonathan López, que escapó a la marca de Ronald Huth, se metió por derecha y definió cruzado ante la salida del arquero ribereño para poner el 1 a 0. No se conformaron los de Ramallo porque, a los 28′, Tonarelli sacó un remate que se perdió por encima del horizontal.

Con más ímpetu que ideas, Boca Unidos empezó a empujar en los últimos minutos. A los 34′, Antonio Medina apareció por izquierda y su remate fue bien controlado por Matías Quinteros.  Pero, en el final de la etapa, llegó la igualdad para los correntinos: un tiro libre ejecutado por Gabriel Morales al primer palo fue bajado por Miguel Caneo y por el medio se metió el Toni para sacar un zurdazo y establecer el 1 a 1, que le devolvió la alegría a la parcialidad local, y elevar una dedicatoria al cielo en el festejo. Una pequeña sonrisa para el delantero chaqueño que vive horas difíciles tras el reciente fallecimiento de su padre.

Animado por el empate, la escuadra sangre y oro recuperó la memoria en el segundo tiempo. A los 4′,  un tiro de esquina ejecutado por Medina, cayó en el corazón del área y el Chino Caneo ensayó una chilena que dio en el travesaño y levantó los suspiros en las tribunas. A los 13′, BraianLluy lanzó un centro que cabeceó Medina y nuevamente el horizontal dijo que no.

Daniel Teglia decidió mover el banco y mandó a Rodrigo Migone en lugar de Caneo. El cambió le resultó al entrenador, porque el rosarino empezó a desgastar a la defensa rival con su habilidad. Al rato, avisó Gabi Morales cuando entró al área por izquierda en velocidad y Quinteros alcanzó a meter la mano para obstaculizar su disparo. Era un monólogo de Boca Unidos, porque a los dirigidos por Hector Storti empezaba a sentarle bien el punto en un reducto difícil.

Sin embargo, el Aurirrojo insistió y encontró su premio: se juntaron Medina y Migone por izquierda, éste lanzó un centro que bajó Gerardo Maciel (el Chiqui había ingresado a los 20′ por Lluy) y Cristian Núñez, generoso, prefirió ceder hacia el costado para que Gabriel Morales  remate de frente con destino de red y firme el 2 a 1 a los 27′.

Tres minutos más tarde, el panorama se oscureció más para el Elefante, con la expulsión de Nahuel Navalón, que bajó al Toni cuando había corrido a buscar un pase profundo de Martín Ojeda en el que podía quedar mano a mano con el arquero.

Los locales siguieron intentando, buscando al Negro Núñez sin éxito, para tratar de coronar la noche de su regreso a la competencia. Aunque, sobre el final, algunos descuidos defensivos mantuvieron la tensión, con los últimos intentos del Defe por tratar de llegar al empate, hasta que el pitazo del juez Adrián González bajó la persiana del duelo.

Los abrazos entre los de rojo y amarillo se multiplicaron en la cancha y se replicaron en las tribunas. Por su parte, los granates volvieron a retirarse cabizbajos, aunque con una mejoría respecto a duelos anteriores.  El próximo fin de semana, el elenco de la Ribera correntina trasladará su buen momento a Salta, donde se medirá con Central Norte. En el interior de la Provincia de Buenos Aires, “Defe” recibirá a otro entonado rival como lo es Chaco For Ever.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *