ALL BOYS 1 – SANTAMARINA 1: SUMANDO DE A «PUCHO»

Tercer empate consecutivo tanto para el Albo como para el Aurinegro. Tras dos pardas al hilo desde que asumió José Santos Romero, la escuadra de Capital Federal continuó por esa senda al igual que los de Fernando Quiroz. El 1 a 1 fue justo en el Islas Malvinas para dos equipos que tuvieron un entretenido cotejo en la tarde del domingo.

La parda en Mendoza y en Jujuy abrían un hilo de esperanza para que All Boys volviese al triunfo en Floresta tal como lo había hecho frente a Atlético Rafaela. Para Santamarina la historia fue bastante parecida ya que llegaba de cosechar un poroto ante Quilmes y otro frente a la Crema pero, al no poder ganar, lo más importante fue conservar este petit-invicto en la Primera Nacional.

El Albo abrió la cuenta cuando prácticamente no había merodeado el arco de Joaquín Papaleo. Era todo del Aurinegro que en el arranque estuvo cerca de aprovechar un regalo inmenso de Adrián Martínez a Martín Michel. El histórico atacante de la visita pisó el área grande, fusiló a Joaquín Pucheta y el otrora Estudiantes de Buenos Aires mandó la redonda al tiro de esquina en una reacción formidable.

A los 23, otra aparición de Michel le generó una jaqueca al dueño de casa. El siete bravo de Santamarina desbordó por el flanco derecho, envió un centro que fue despejado a medias y así la caprichosa le quedó a Román Strada que sacó un lindo zapatazo que se perdió apenas desviado. Los de «Teté» eran más punzantes que los de «Pepe» aunque, las máximas en el fútbol siempre estuvieron para cumplirse y así fue como All Boys embocó la primera que tuvo aprovechándose de las que había fallado su contrincante.

El reloj marcaba 27 cuando Facundo Callejo conectó un cabezazo preciso que se guardó dentro de la ratonera izquierda de Papaleo para destacar la locura del pueblo de Floresta. Los de Romero triunfaban sin habérselo propuesto pero la alegría duró realmente poco ya que, un cuarto de hora después, los de Quiroz emparejaron el score en una jugada de pizarrón. Una pelota parada parecía perderse por línea de fondo pero Osvaldo Barsottini sorprendió por detrás de todos. El «Pucho», a quien todos esperaban en el corazón del área, apeló a su experiencia, leyó con inteligencia la situación y empujó la redonda para marcar el 1 a 1 que acompañó a ambos hasta el descanso.

El entretiempo le fue muy útil a All Boys que salió con otra faceta a buscar el triunfo. Sebastián Navarro castigó frente al arco pero no tuvo puntería y, en la acción siguiente, cuando todo comenzaba, Facundo Parra se perdió el gol del triunfo de manera inexplicable en la puerta del rectángulo menor. Santamarina también tuvo dos chances como un testazo de Michel que contuvo Pucheta volando como un gato, y un cabezazo bombeado de Adrián Scifo que Facundo Melillán desvió en la línea para mandar el esférico del tiro de esquina.

Palo y palo, ninguno de los dos quería perder y ambos buscaban ganar. El recientemente ingresado, Marcos Iacobellis, probó suerte pero su zapatazo se fue cerca del parante izquierdo de Papaleo. Luego fue Michel, nuevamente, quien de palomita le sacó astillas al travesaño. Y, tal vez en la situación más clara para la visita, otra vez el siete del Aurinegro se vistió de figura para que Darío Stefanatto le convierta un penal a menos de diez minutos para el epílogo de la contienda. El ex Racing y Huracán, Mariano González, se adueñó de la ejecución pero el larguero devolvió el remate privándole la victoria a los de Tandil.

All Boys, en la recta final, pudo festejar pero Parra no pudo vulnerar al guardameta con un bombazo y, el propio Papaleo, brilló para desviar contra su caño zurdo un esquinado remate de Adrián Martínez. Santamarina, que también hizo méritos para llevarse algo más, debió conformarse con el reparto de unidades en un interesante 1 a 1. Por como venían sus rachas, claramente, el empate fue lo mejor para ambos en el Islas Malvinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *