ESWATINI 0 – YIBUTI 0: Y SI EL RIVAL NO LA «METTE»…

Foto: Caputra de Video de FIFA TV

El Escudo del Rey había perdido en el partido de ida por 2 a 1 y debía ganar en su casa para tener chances de meterse en la zona de grupos dentro de la eliminatoria africana rumbo a Qatar 2022. Sin embargo, y ante Los Ribereños del Mar Rojo que ofrendaron poco y nada, el 0 a 0 terminó clasificando al seleccionado del francés Julien Mette que aguantó los embates del local y lloró de felicidad en Manzini.

El partido en sí fue malo. Malísimo. Sacando la última jugada del partido donde el travesaño de Innocent Abonihakuye salvó la caída de la valla de Yibuti, el resto fueron situaciones que no revistieron peligro. Eso sí, todo el protagonismo le perteneció a Eswatini que buscó, contó con oportunidades, pero no pudo romper el marcador en el Mavuso Sports Centre.

Antes del cuarto de hora inicial, el Escudo del Rey generó dos chances para abrir el tanteador. La primera fue un tiro libre en zona candente que Sandile Gamedze estrelló dos veces en la barrera incluyendo el rebote y, la otra, una oportunidad que desperdició Sabelo Ndzinisa por demorar una eternidad en definir con la pelota picando en el punto penal.

Los Ribereños del Mar Rojo no avanzaban y, por ende, no inquietaban a Mathabela Sandanzwe. Era todo favorable para los de Kostadin Papic que precisaban un gol para emparejar el global. No obstante, la volea de Siboniso Ngwenya se fue por encima del travesaño, la gran acción personal de Justice Figuereido pasó besando el palo izquierdo de Hankuye, y a los 43 minutos del capítulo inicial Njabulo Ndlovu desperdició una situación inmejorable cuando, frente al arco, terminó colgando la pelota bien alto.

En la complementaria Ndlovu repitió su paupérrimo remate dilapidando así otra ocasión notable para el dueño de casa. Previo a ello, Ndsiniza ejecutó un tiro libre que se perdió por línea de fondo. Cuando iban 23 de la segunda parte, el recientemente ingresado Menzi Sithole tuvo el grito en una palomita con todo el arco desguarnecido pero el esférico se fue por encima del larguero. Y en el descuento, ese mismo travesaño, salvó a la visita de lo que hubiese sido una merecida derrota en Manzini.

Eswatini se quedó con las manos vacías en su propia casa y fue uno de los primeros seleccionados del globo terráqueo en abandonar el sueño de Qatar 2022. Yibuti, con poco y debiendo mejorar muchísimo celebró el 0 a 0, cerró el global con un simple 2 a 1 en su favor y ahora deberá medirse con los grandes cucos del continente africano si es que quiere ser uno de los participante de la máxima competencia mundial de fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *