gtag('config', 'UA-63643000-1');

ALEM 0 – CENTRAL CÓRDOBA 1: ¿QUIÉN DIJO QUE NO HAY FAIR-PLAY EN EL ASCENSO?

El fútbol de ascenso se hizo una fama difícil de borrar. La imaginación popular podría llevar a esta clase de encuentros a batallas campales, patadas por doquier, y cotejos friccionados en todo momento. Sin embargo, y como diría el General Juan Domingo Perón, «la única verdad es la realidad». El miércoles por la tarde, Alem y Central Córdoba se midieron en General Rodríguez en una contienda donde hubo solamente nueve infracciones.

Menos de diez veces se detuvo el juego para tener un tiro libre por foul en el oeste. Incluso fue tan tranquila la tarea para el árbitro, Franco Acita, que mostró dos tarjetas amarillas y una de ellas fue porque Lucio Cereseto, ex delantero de Newell´s Old Boys y actualmente en el Charrúa, demoró su salida del campo de juego cuando era reemplazado por Fernando Balmaceda. La otra cartulina de la tarde le correspondió a Gabriel Vallejos en el local.

El mal estado del campo de juego y la necesidad de ganar para dos equipos que llegaban a esta tercera fecha sin triunfos podía invitar al roce, a la patada y ni hablar de lo que podía desencadenarse después del gol que significó el triunfo de Central Córdoba de Rosario en donde, los dirigidos de Eduardo Bustos Montoya, apuraron un bote a tierra para agarrar desprevenidos a los jugadores de Leandro Nicéforo Alem. Sin embargo, nada de ello sucedió y la jornada estuvo signada por un fair play poco visto en un deporte con bastante contacto como el fútbol.

Acita también colaboró para que los protagonistas tuviesen más tiempo de acción y menos de pelotas paradas. En total tuvo que sancionar catorce tiros libres. Cinco de ellos por offside, los nueve restantes por infracciones. El Lechero y el Charrúa dejaron al desnudo el imaginario colectivo sobre el fútbol de ascenso en una tarde que quedará en el recuerdo y donde quien acabó celebrado fueron los rosarino por un tanto que le permitió cantar victoria por vez primera en la temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *