ARGELIA 2 – NIGERIA 1: LOS ZORROS «AL FINAL» SE «ENCONTRA»RON EN EL «VAR»

Foto: @CAF_Online

Los Zorros del Desierto se metieron en la final de la Copa Africana de Naciones tras vencer por 2 a 1 a las Super Águilas en la noche egipcia del domingo 14 de julio. El Cairo vibró con estas dos selecciones y tres goles de distintos sabores: el primero fue en contra, el empate fue de penal gracias al VAR, y el último fue un agónico tanto clasificatorio a los 48 minutos de la segunda mitad.

En tiempo de descuento, Riyad Mahrez desató la locura de todo Argelia gracias a un tiro libre que partió desde la medialuna tal como tiene su bandera. La desazón de Nigeria quedó marcada con los jugadores en cuclillas sin poder comprender lo que sucedía en el instante decisivo de la semifinal que le baja el telón a esta llave.

Los cuarenta y cinco minutos iniciales fueron más atrapantes que la complementaria. Los Zorros del Desierto arrancaron mejor y tuvieron contra las cuerdas a su rival. Antes del cuarto de hora generaron dos ocasiones clarísimas que por milímetros no se transformaron en gol. La primera de ellas fue un centro de Youcef Belaili que superó al arquero de Las Súper Águilas y dejó en una posición inmejorable a Baghdad Bounedjah. Sin embargo, el centrodelantero Al-Saad de Qatar, definió a la carrera e inexplicablemente desviado bajo los tres palos. Luego fue el turno de un certero cabezazo del ex zaguero del Montpellier de Francia, Amir Bensebaini que se perdió por el fondo rozando el travesaño.

Bounedjah contó con dos situaciones más para abrir la cuenta en El Cairo. En una gran corrida, el atacante le ganó con el cuerpo al otrora defensor del Middlesbrough de Inglaterra, Kenneth Omeruo, y falló en el mano a mano disparándole al cuerpo del arquero, Daniel Akpeyi. En la siguiente, prácticamente calcada, optó por definir de otra manera y buscó clavarla con una hermosa vaselina que fue a morir en el techo del arco.

Argelia era más que su rival y el premio llegó cuando Nigeria se despertaba. Un tiro de Ahmed Musa desde afuera y un remate cruzado de Odion Ighalo eran las propuestas del elenco de Gernot Rohr que, ni bien intentaron inquietar a los de Djamel Belmadi, se encontraron con un gol en contra de William Ekong quien empujó con su pelvis una pelota hacia el fondo de su propia retaguardia.

El merecido triunfo parcial de los Zorros del Desierto al cabo del primer tiempo generó un apático segundo capítulo. Los derrotados no querían desesperarse y los ganadores controlaban las acciones sin lastimar a Akpeyi. Hasta que a los 24 minutos de la complementaria, Peter Etebo sacó un zapatazo desde 25 metros que dio en el brazo de Aissa Mandi. Bakary Gassama, árbitro de Gambia, interrumpió el juego y recurrió al VAR. Pol van Boekel, de Holanda, no dudó en darle su veredicto clarísimo y las Super Águilas contaron con un penal que le permitió igualar las acciones gracias a la soberbia patada de Ighalo.

El 1 a 1 volvió a poner suspenso en Egipto. Senegal quedaba esperando por su rival en el cotejo decisivo. A contrarreloj probó Chukwuemeka Henry pero le salió alto. Lo mismo sucedió con un tiro de Sofiane Feghouli. Todo indicaba que se venía el alargue porque hasta en tiempo de descuento fueron los de Belmadi quienes pudieron ganarlo con un terrible zapatazo de Ismael Bennacer que reventó el travesaño de Akpeyi. Sin embargo quedaba una más. Y esa fue a los 48 minutos cuando Mahrez ejecutó con fuerza y precisión un tiro libre desde la medialuna que terminó inflando las redes y desatando la locura del seleccionado vestido de blanco que se metía en la final de la Copa Africana de Naciones después de 29 años.

Nigeria quedó pasmado, sin reacción. Sus jugadores atónitos no tuvieron tiempo siquiera para sacar del medio y atinar a buscar la heróica. Argelia ganó 2 a 1 y así, «sobre el final», pudieron «encontra»rse en el VAR para festejar la clasificación agónica al encuentro más esperado por todos en Egipto 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *