TÚNEZ 3 – MADAGASCAR 0: UN TRIUNFO MERECIDO, Y DE CULO

Foto: @CAF_Online

Venía torcido el cotejo de cuartos de final para las Águilas de Cartago. Lo que parecía ser un simple trámite terminó siendo más duro de lo imaginado. Más allá de eso jamás se cansó de buscarlo y de merecerlo hasta que las nalgas de Thomas Fonataine anotaron un gol en contra que terminó desmoronando el aguante de los Cebúes. Así se empezó a hilar un triunfo que acabó en goleada y metió a los de Alain Giresse entre los cuatro mejores de la Copa Africana de Naciones con un indiscutible 3 a 0 sobre los de Nicolas Dupuis.

Se terminó el sueño de Madagascar que hizo un torneo formidable y fascinó a propios y extraños en el continente negro. La apuesta de cuidar el cero y proponer poco en ofensiva le salió mal a un elenco que sufrió durante todo el partido los embates de Túnez que quince años después volvió a meterse en instancias decisivas del torneo y buscará repetir ese primer puesto conseguido en el 2004.

El monólogo de las Águilas de Cartago tuvo varios intenos fallidos hasta que lograron romper el cero. Antes del cuarto de hora probó suerte Ferjani Sassi pero el ex Metz de Francia, más allá de haber dibujado una gran acción personal, careció de fortuna cuando buscó colgar la pelota del ángulo superior izquierdo de la cueva malgache.

Los Cebúes sólo proponían con remates de larga distancia que no revestían peligro y se salvaban gracias a la sensacional actuación de su arquero Melvin Adrien quien voló para desarticular un tiro libre de Wahbi Khazri y, más tarde, se revolcó por el suelo egipcio para mandar al córner un zapatazo de Ghaylen Chaaleli. Así, una de las sorpresas de esta Copa Africana de Naciones, se daba el gusto de llegar al descanso empatándole 0 a 0 a un durísimo contrincante en cuartos de final.

Túnez merecía el gol pero no se le daba. Iban 50 segundos de la complementaria cuando Khazri infló las redes pero todo quedó anulado por posición adelantada del atacante del Saint Etienne. Sin embargo, la suerte iba a agotarse en algún momento para Magadascar. O mejor dicho, el culo, ya que a los 6 minutos Sassi probó desde la medialuna, la pelota rebotó en las nalgas de Fontaine cambiando así la trayectoria y descolocando al arquero para anotar el 1 a 0 en El Cairo.

Con el marcador abierto, nada iba a ser igual en Egipto. Al cuarto de hora Khazri fusiló a Adrien y Youssef Msakni capturó el rebote entre cuatro rivales para definir y ampliar la ventaja en favor del equipo norafricano. Los Cebúes, apostados a descontar, dejaron muchos espacios en defensa. Y si bien se arrimaron con algo más de peligro, la estocada final terminó cayendo sobre el tiempo de descuento gracias a una exquisita definición de Sliti Naim.

Madagascar hizo el esfuerzo, aguantó hasta donde pudo, pero sabía que el culo no iba a poder salvarlo siempre. Las nalgas de Fontaine rompieron el cero en Egipto y allí Túnez empezó a decorar lo que terminó siendo una goleada por 3 a 0 que lo depositió en semifinales de la Copa Africana de Naciones donde deberá medirse ante el bravo Senegal. Y allí, sin dudas, necesitará un poco más de suerte si es que quiere acceder al partido decisivo del viernes 19 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *