gtag('config', 'UA-63643000-1');

TENIS: A SCHWARTZMAN SE LE ESCAPÓ POR UN PELITO

📸 Kirsty Wigglesworth - Kirsty Wigglesworth / Agencia AP

Diego Schwartzman se despidió de Wimbledon tras caer por 6-7(5-7), 7-6(7-2), 4-6, 7-6(7-5) y 6-3 con el italiano Matteo Berrettini tras 4 horas y 20 minutos de juego. El argentino dispuso de tres match-points en el cuarto set, todos con el saque del italiano, pero no pudo cerrar el partido. De esta forma, Guido Pella es el único compatriota que sigue en carrera en Londres y el lunes estará enfrentando por 4ª ronda al canadiense Milos Raonic.

En el court 18 del All England Lawn Tennis and Croquet Club, el mismo que soportó el histórico 70-68 de John Isner sobre Nicolas Mahut, fue testigo de una intensa batalla entre Diego Schwartzman (24º) y Matteo Berrettini (17º).  El encuentro, que tuvo una duración de cuatro horas y 20 minutos, mantuvo una paridad casi absoluta de principio a fin, cada uno con sus armas llevó adelante su estrategia de juego y quizás, el coraje con el que el romano jugó los puntos críticos, ayudado en parte por una cuota de azar, terminó volcando la balanza a su favor.

Después de dos sets extremadamente equilibrados y definidos en tie-break, quedando uno de cada lado, 7-5 el primero para el porteño y 7-2 el siguiente para el romano, Diego Schwartzman logró quebrar el saque de su rival en el duodécimo game de la tercera manga y tras imponerse por 7-5 en ese parcial, adelantarse dos sets a uno en el global.

El encuentro siguió palo y palo en el cuarto capítulo, llegando nuevamente al desempate sin que ninguno ceda su servicio, aunque el Peque dispuso de tres puntos para quedarse con el duelo, primero cuando estuvo 5-4 y 40-30 y luego 6-5 y 40-15, todos con el europeo al servicio, sin embargo, Matteo Berrettini, un jugador de casi dos metros, con un saque muy potente, que se mueve bien en la red y que volea aún mejor, ha sacado provecho de esas virtudes para zafar de tales situaciones críticas y terminó llevándose el set por 7-5 tras un nuevo tie-break.

Las oportunidades perdidas por uno y el envión anímico y emocional por el otro, se vieron reflejadas en el arranque del último parcial. El argentino volvió a contar con posibilidades de quedarse con el servicio de su adversario en el game inicial, pero una vez más, el italiano levantó esos puntos con un ace y algo de suerte, encima, en el siguiente juego, el europeo arriesgó, ligó y pudo quebrar por segunda vez en toda la contienda el saque de Schwartzman, adelantándose 3-0 al irse a la silla. Fiel a sus principios, el tenista surgido en el club Naútico Hacoaj siguió peleando cada pelota y batallando hasta el último punto, no obstante, Berrettini ya no dio más oportunidades en sus turnos de saque y terminó ganando el duelo con un 6-3 en el quinto y definitivo set. El italiano, campeón hace un par de semanas sobre el pasto de Sttutgart, enfrentará en octavos de final a Roger Federer, el jugador con más títulos individuales en La Catedral.

El Peque se despidió con el sabor amargo de haber estado muy cerca de meterse en la segunda semana del Major londinense por primera vez en su carrera, pero cuando baje la efervescencia por la derrota, valorará lo realizado estas últimas semanas, pues a esta tercera ronda en Wimbledon se le suma los cuartos de final en el torneo de Queen’s, con un acumulado de cuatro triunfos y dos derrotas durante la gira sobre césped, superficie que menos lo beneficia en su juego, dejando un saldo más que positivo para el porteño y abriendo nuevas perspectivas hacia adelante cuando se llega a esta época del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *