ARGENTINA 2 – CHILE 1: TERCEROS EN GUERRA

Foto: Prensa AFA

Decían que Argentina y Chile no sería atrapante en la lucha por el tercer puesto de la Copa América de Brasil 2019 pero se equivocaron. Fricción, faltas por doquier, tumultos y tarjetas rojas. Pareció una batalla de potrero. ¿Que no importaba este partido? Al menos, en la cancha, no se notó. En ese contexto, la Albiceleste jugó en gran nivel durante el primer tiempo, bajó el rendimiento en el complemento cuando eran diez contra diez y venció por 2 a 1 a un equipo trasandino nervioso y acelerado con un arbitraje lamentable del árbitro Díaz de Vivar por la expulsión injusta de Lionel Messi ante una acción desafiante de Gary Medel. Fue un final más que digno para el conjunto de Lionel Scaloni que volvió a mostrar buenos rendimientos individuales y momentos interesantes en lo colectivo.

No nos patearon al arco durante el primer tiempo. La Selección Nacional controló el juego y fue el que generó las chances más claras en los pies de Messi y de Sergio Agüero (la figura de la cancha) que, en la primera, avisó y, en la segunda, lastimó por una genialidad de Lionel. Messi se apuró en un tiro libre y habilitó de manera brillante al Kun que corrió mano a mano ante Arias, lo amagó y definió sin resistencia. El segundo no tardó en llegar con un gran pase de Giovani Lo Celso para Paulo Dybala que controló con un pie, acomodó con el otro y mandó el balón por encima de la humanidad de Arias para el 2 a 0. La formación de Scaloni aprovechó la ventaja y le cedió la bola a la Roja que no tuvo ideas para hacerle daño a Franco Armani.

Todo fue polémica por una jugada intrascendente cerca del epílogo de la etapa inicial. Messi no llega a una pelota, Medel cubre el balón hasta el final de la línea y ahí apareció la debacle total. El chileno cabeceó varias veces a «Leo» que solo resistió el ataque de su rival pero el árbitro Díaz de Vivar decidió expulsar a los dos sin consultar al VAR. La mayoría del público (argentinos y hasta brasileños) desaprobó la roja al capitán albiceleste.

Diez contra diez, la historia fue otra en el complemento. Se luchó más de lo que se jugó. Los hombres de Reinaldo Rueda revivieron ante un penal cobrado a través del VAR que Arturo Vidal convirtió desde los doce pasos y para lograr la reacción en el juego de su equipo. Dominó el esférico e hizo volar a Armani con un remate de Jara pero nada más. La Albiceleste se paró de contra y, justamente, desde esa vía aparecieron la mejores ocasiones por intermedio del Kun Agüero y Ángel Di María (entró por Dybala). El encuentro perdió emoción y volvió a mostrar una catarata de faltas hasta el final.

El tercer puesto viajó a la Argentina con una muestra de buen fútbol durante la primera mitad y otra de carácter en el complemento para tomarse una especie de revancha ante Chile. No jugaron por un título pero, dentro de la cancha, se vio una batalla de faltas, agresiones y discusiones. Fuimos terceros en guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *