RUGBY: LOS PUMITAS NO PUDIERON SUBIR AL PODIO EN EL MUNDIAL

Foto: @aplenorugby

Sudáfrica venció por un holgado 41 a 16 a Argentina y se quedó con el tercer puesto en el Mundial M20 que se juega en Rosario y Santa Fe. Los Pumitas pagaron caro algunos errores y desatenciones y se quedaron afuera del podio. La final del certamen será protagonizada por Australia y Francia.

El equipo dirigido por José Pellicena fue uno de los grandes animadores de este mundial de rugby juvenil, consiguiendo su pico de rendimiento en el crucial encuentro frente a Francia. En el encuentro por el tercer puesto a Sudáfrica hicieron gran parte del gasto del partido, jamás dejaron de ir al frente en busca del último lugar del podio, sin embargo, enfrente hubo un equipo que hizo un culto del orden, la disciplina y la efectividad.  

En un primer tiempo parejo en cuanto al juego, los sudafricanos hicieron gala de la efectividad, exprimió al máximo cada chance de anotar que se le presentó y una precisión casi quirúrgica frente a los postes. Esa efectividad los llevó al descanso 17 a 3 arriba.

Los Pumitas tuvieron un arranque arrollador en la etapa complementaria y consiguió ponerse a tiro en el marcador con los tries de Joaquín De La Vega Mendía y Mateo Carreras antes de los cinco minutos de ese período. Los pateadores albicelestes no estuvieron precisos en sus intentos a los postes y allí se fueron también, buen porcentaje de las posibilidades de enfrentar el último segmento del encuentro con un tanteador más favorable. El cronómetro empezó a hacer mella en la ansiedad de los rugbiers argentinos y nuevamente, los Baby Bocks explotaron al máximo sus cualidades ante cada error del equipo anfitrión.

En un partido de trámite bastante equilibrado, la diferencia en el marcador se puede sintetizar en aspectos puntuales. Los argentinos cometieron muchos errores en el manejo de la pelota, infracciones evitables, desatenciones en la marca, fallas en la toma de decisiones en situaciones claras de ataque e increíble falta de puntería en las patadas a los palos. Un combo fatídico que desmorona el enorme esfuerzo realizado en el desarrollo del juego.

En el haber, un equipo que deja la piel en la cancha, que no se rinde jamás y con puntos individuales de gran jerarquía que seguramente, serán moneda corriente en los futuros representativos nacionales de mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *