ISLAS FEROE 1 – ESPAÑA 4: HASTA EL PALO JUGÓ PARA LA FURIA

(Photo by JAVIER SORIANO / AFP) (Photo credit should read JAVIER SORIANO/AFP/Getty Images)

Los Vikingos hicieron un notable partido en Torshavn pero claramente no pudieron contra todos los pronósticos. La Furia Roja cantó victoria con un cómodo 4 a 1 en el nórdico territorio europeo y se aferró en lo más alto del grupo F de las eliminatroias rumbo a la Eurocopa del año próximo.

El dominio de España fue total pero no se vislumbró tanto en el marcador como sí en la carpeta del Tórsvøllur. Allí, donde Islas Feroe recibió al otrora campeón del mundo, hubo un encuentro sumamente entretenido y que hasta incluso por momentos corrió algo de riesgo para la escuadra conducida por Robert Moreno.

El hombre del Real Madrid, Sergio Ramos, fue la pieza clave para abrir el marcador pero también para llevar peligro contra la retaguardia de Teitur Gestsson. De hecho, a los 5 minutos del primer tiempo conectó de cabeza un tiro de esquina y la pelota ingresó al fondo de la cueva besando el palo izquierdo para estampar el 1 a 0.

Parecía ser un trámite en Torshavn. Sobre todo porque Ramos tuvo dos oportunidades clarísimas que no pudo concretar antes del cuarto de hora. Una se fue desviada y la otra la sacó Atli Gregersen en la línea cuando el esférico ya había superado al guardameta local.

Iago Aspas se encargó de encabezar las acciones para el segundo tanto de la noche. El atacante del Celta de Vigo descargó a pura velocidad para la solitaria entrada de Jesús Navas quien, sin marca alguna, sacó un remate cruzado que se tornó inatajable para el guardameta de los Vikingos.

España ganaba cómodamente y merecía más pero Islas Feroe acechaba con algún destello de Solvi Vatnhamar. No obstante, el conjunto de Lars Olsen, aprovechó una de las pocas que tuvo y descontó en un córner que peinó Odmar Faeroe y que terminó desviando hacia el segundo palo Klaemint Olsen con una patada de karate.

La alegría del público local al cabo de la media hora inicial se transformaba en euforia. Un gol de diferencia entre dos seleccionados completamente opuestos daban nota del buen encuentro de los Vikingos. Pero la suerte estuvo del lado de la Furia Española cuando, a los 34 del primer tiempo, Isco se hamacó, acarició la pelota para ubicarla contra el palo más lejano y el resto fue parte de una escena dramática. La redonda dio en el poste, Gestsson la siguió con la mirada, y la caprichosa regresó hacia el guardameta que impávido vio como daba en sus botines y se metía en el fondo del arco.

Ya con ese infortunio, al dueño de casa sólo le quedó esperar que el triunfo visitante no sea una goleada catastrófica. Los de Moreno controlaron las acciones, manejaron el partido a su antojo, y recién ampliaron la ventaja con un tanto que fue la frutilla del postre en Torshavn. Gran pase entrelíneas para que José Gaya la pinche ante la salida del arquero y ponga cifras definitivas en el norte de Europa.

Islas Feroe, última en el grupo, buscará revancha el lunes ante Noruega que todavía no ganó en tres presentaciones. España cumplió con su trámite, ganó 4 a 1, y ahora deberá demostrar ante el único escolta que tiene, el combinado de Suecia, si está en condiciones de afirmarse en lo más alto o no de cara a conseguir ese pasaje para la Eurocopa del año próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *