BRASIL 2019: TODO UN INMENSO JARDÍN, ESO ES AMÉRICA

Foto: CONMEBOL

Siempre hubo algún sudamericano en cada equipo. Tal vez, dependiendo las épocas, existieron más de alguna nacionalidad que de otra. Todos habrán coreado en sus planteles a un chileno, uruguayo, paraguayo. Y hasta porqué no, apretado un puño cuando a esos jugadores tan queridos, pero nacidos en otro país, les haya ido bien en tanto y en cuanto no hayan enfrentado a la patria de uno.

América quedó unida eternamente por una pelota. Hemos compartido a San Martín y a Bolívar para la independencia de gran parte del continente. Y por decantación los uruguayos disfrutaron a un indomable Alberto Spencer nacido en tierras ecuatorianas. O los colombianos a José Pekerman que vio la luz en plena zona mesopotámica de la República Argentina.

El fútbol, como instrumento de educación, nos enseñó que detrás del deporte hubo mucho más por aprender. La altura de La Paz, la de Quito. Idiomas. Culturas. Historias tan negras como ocultas en estadios de fútbol como el Nacional de Santiago o el Monumental de Buenos Aires. Pero más allá de eso, los diez países de la región que participarán del certamen a disputarse en Brasil no cambiaron una palabra clave de su lenguaje: gol.

Y ahí es donde podrán existir diversidades según los países. Algunos con el tango, otros con el candombe, para muchos la bossa nova. No obstante toda América comparte la misma pasión por el fútbol, por el abrazo con el que esté más cerca, con las lágrimas de felicidad y tristeza. Habrá tradiciones con el vino tinto, la cerveza, el ron dependiendo de las latitudes. Pero lo cierto es que hace rato llegó un aperitivo para acompañar al fútbol en todo el continente. Y ese es Vermouth Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *