AUTOMOVILISMO: ADIÓS A UN GRANDE COMO NIKI LAUDA

Foto: www.bbc.com

Fue tricampeón mundial de Fórmula Uno. Enfrentó al inevitable destino varias veces. Tuvo muñeca. Lo eludió incluso cuando le habían dado la extremaunción. A los 70 años, Andreas Nikolaus Lauda, el gran «Niki», falleció en Zúrich tras varios transplantes en el último tiempo que deterioraron su salud.

La primera corona la ganó en 1975 con Ferrari. Un año más tarde aspiraba a repetir el título con el Cavallino Rampante pero, el primero de agosto, tuvo un gravísimo accidente en el circuito de Nürburgring. En Alemania parecía acaberse justamente su carrera. Incluso apagarse su vida. Sin embargo sobrevivió a las feroces quemaduras que sufrió su cuerpo.

Volvió a la actividad, increíblemente, 43 días después de ser noticia entre las llamas, Terminó cuarto en Italia. Sin embargo, durante su ausencia, y en las tres competencias finales, el británico James Hunt logró arrebatarle lo que hubiese sido el bicampeonato al oriundo de Austria.

Su revancha se dio en 1977. Con Ferrari, y teniendo al argentino Carlos Reutemann como compañero de equipo, Niki Lauda se alzó con su segundo campeonato de la máxima competencia. El destino le tenía guardada una alegría más al rubio piloto europeo y el milagro lo consumó en 1984 donde le ganó el título al francés, Alain Prost, por medio punto.

En Suiza, y a los 70 años, su vida vio la bandera a cuadros. Desde muy temprano entró al hall de la fama de los deportistas más fantásticos del siglo pasado. Se fue Lauda, el que ganó tres campeonatos de Fórmula Uno. El hombre que recibió la extremaunción y seis semanas después volvió a subirse a una Ferrari para seguir corriendo detrás de una pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *