RESERVA – RACING 1 – VÉLEZ 2: LO QUE QUIERE LA CHOLA

Sonríe el Fortín. Se divierte porque reucperó su identidad en el equipo de Primera División pero también demostró potencial en Reserva. El equipo de tercera, comandado por Guillermo Morigi, quedó a un paso de meterse en semifinales de la Copa de la Superliga tras derrotar a la Academia en el Predio «Tita» Mattiussi por 2 a 1 en la gélida mañana del viernes 10 de mayo.

Vélez Sarsfield borró su pálida performance ante sus pares de Lanús y mostró su mejor versión tal como lo había hecho hace exactamente una semana en Parque Leloir. El conjunto de la V Azulada arrinconó a Racing desde el principio, mojó en la primera que tuvo y luego controló las acciones para definir la llave en la Villa Olímpica el venidero martes.

Al minuto de juego Agustín Guariglia conectó de cabeza un tiro de esquina que entró pidiendo permiso contra el palo derecho del venezolano Carlos Olses. De esa forma, y con ese ritmo, la escuadra de Morigi se adueñó de las acciones sin conformarse con el 1 a 0 que duró hasta poco después del cuarto de hora inicial.

Racing respondió gracias a la magia de Alexis Cuello que se filtro entre los centrales y castigó cara a cara con Matías Borgogno. La pelota dio en el poste y terminó ingresando dentro de la cueva de Vélez para que las cosas estuviesen 1 a 1 en el «Tita» Mattiussi. Y allí fueron los de Juan Fleita quienes tomaron la iniciativa.

Iván Maggi castigó con ganas pero no logró ampliar la cuenta. El «Chucky» Cuello también tuvo otra situación, esta más clara, pero el travesaño de la V Azulada terminó devolviendo lo que hubiese sido el segundo para el local. Y el Fortín, justo antes de la media hora, encontró otro tanto a través de un nuevo cabezazo y otro error del arquero. Damián Fernández conectó bombeado con su cráneo y Olses vio como el esférico volaba por encima suyo para colarse por sus espaldas y devolverle la alegría a los de Liniers.

La historia empezó a complicarse para el dueño de casa. Rápidamente Juan José Cáceres vio la tarjeta colorada por una actitud infantil contra un rival cuando la Academia tenía un tiro libre en su favor. Sin embargo, los del «Lagarto» volvieron a sacar fuerzas desde lo más íntimo y terminaron siendo superiores durante la hora de juego restante a pesar de quedar diez contra once en la verde gramilla.

Fueron los locales los pratagonistas de la complementaria que a base de una entrega notable buscaron en todo momento el tanto de la parda. Pero Borgogno estuvo magistral en la etapa final pues le contuvo un penal a Maggi, se quedó con el rebote, antes le había desviado un gran tiro libre a Agustín Araujo, y después vio como su travesaño, otra vez, le salvaba la vida tras un fortísimo remate de Gervasio Olivera.

Racing intentó desnivelar, poco le interesó la diferencia numérica, y lo más rescatable de la derrota fue su entrega que deberá repetirse el martes próximo en la Villa Olímpica donde mínimamente deberá derrotar a los de Liniers anotando dos goles. La Copa de la Superliga en su versión Reserva sigue su camino y sueña con un Fortín peleando hasta el final. En Avellaneda quedó a un paso de las semis con un 2 a 1 clave. Y su gente se fue feliz como «La Chola» porque saben que en tercera y en Primera todvía siguen viendo a Vélez mientras otros, hace rato, entraron de vacaciones hasta finales de julio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *