DEPORTIVO PARAGUAYO 0 – CAMBACERES 2: UN GOLAZO INM»ENZO»

No busquen más. Sin lugar a dudas el mejor gol del 2019 estuvo en la tarde de General Villegas mientras casi la totalidad de un país se detenía a observar los preparativos del amistoso entre Argentina y Venezuela en Madrid. Enzo Caroccia, defensor del Rojo, sacó un zapatazo de 40 metros con el que los de Ensenada abrieron la cuenta. Después de ese golazo hubo otro, tres dedos, y así el equipo de Jorge Casanueva derrotó por 2 a 0 al Guaraní en el estadio de Liniers.

Deportivo Paraguayo y Cambaceres ofrendaron un pobre primer tiempo y una complementaria totalmente distinta. Edgardo Kopanchuk adicionó cuatro minutos, los seleccionados estaban por cantar el himno en el Wanda Metropolitano, pero en el oeste, ni propios ni extraños hubiesen querido que se termine tremendo cotejo.

Poquísimo para destacar en la etapa inicial. El que probó primero fue Mariano Romero para la visita, y su homónimo, Mariano Romero, contuvo en dos tiempos para el local. Las otras dos llegadas claras fueron cabezazos de Javier Cermesoni. Uno parecía no revestir peligro pero, Sergio Meli, con más dudas que certezas lo despejó al córner. El otro, con todo el arco a su merced, no ingresó al fondo de la red porque justamente Caroccia despejó con alma y vida en la línea.

La complementaria podría ofrecerse en fascículos coleccionables. Meli repitió sus incertidumbres tras un testazo de Víctor Hugo López. La redonda dio en los guantes del uno de Cambaceres, luego en el travesaño, y se fue al tiro de esquina. Más tarde fue Lucas Carballo quien probó suerte con un fortísimo zapatazo en favor del Deportivo Paraguayo para que el guardameta se reivindique por completo y desactive tamaño misíl.

A los 19 minutos del segundo tiempo Kopanchuk le anuló un gol a Cermesoni por offside. Cuando iban 25 hizo lo mismo pero en el área opuesta por posición adelantada de Lucas Catalano. Y, segundos antes de la media hora, llegó la gran joya de la tarde. Caroccia tomó una pelota apenas cruzando la mitad de la cancha y sacó un bombazo que viajó 40 metros a pura potencia. La pelota viajó con una parabola sensacional, en una velocidad digna de un cometa, se estrelló en el travesaño y pico dentro. Romero, en el afán de despejarla, se enredó con la red para hacer de la diana, una verdadera obra de arte.

Si bien, después de semejante golazo, no había que esperar algo mejor porque iba a ser imposible, ambos elencos siguieron dando la vida en cada pelota. A diez del final, el uno del Guaraní le tapó un mano a mano a Catalano. La pelota fue al costado opuesto de la cancha. Allí Carlos Achar sacó un disparo sensacional y Meli, en la mejor reacción de la tarde, se suspendió en el aire para evitar el empate. El Rojo fue a buscar el segundo pero Julián Torres no tuvo suerte en una situación inmejorable y, acto seguido, Brian Azteazarán quiso definir por encima del arquero pero inexplicablemente la bocha se perdió por línea de fondo.

Cambaceres le bajó la cortina al juego cuando a los 44 minutos, Facundo Garzino definió tres dedos, la pelota dio en el palo izquierdo de la cueva de Romero, y terminó ingresando. Sin dudas un golazo pero que nada tuvo que ver con el terrible zapatazo de Caroccia. Así, la visita se llevó tres puntos para Ensenada tras derrotar por 2 a 0 a un Deportivo Paraguayo que también mereció algo pero, en su caso, los vértices no lo ayudaron como a su rival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *