SAN MIGUEL 1 – ACASSUSO 0: UN VIEJO «COLO»CIDO

El Trueno Verde le puso fin a una seguidilla de tres victorias al hilo para el Quemero. La escuadra de Los Polvorines derrotó por 1 a 0 al conjunto de San Isidro con el plus de tener un viejo concocido en el banco de suplentes. Mariano Moramarco, ex campeón con el elenco Azul, se dio el gusto de no empatar más y sumar de a tres en el Malvinas Argentinas.

San Miguel dejó de ser Deportivo Empate para celebrar un triunfo clave para estirar su racha invicta a doce encuentros pero así también como para empezar a olvidarse definitivamente del descenso a la Primera C. Acassuso, que llegaba muy dulce por las victorias frente a Atlanta, Español y Riestra, tropezó en el noroeste bonaerense pero, de igual manera, quedó en puestos de ascenso directo al Nacional B.

El colombiano Oscar Eduardo Velasco Torijano, con pasado en el fútbol de Trinidad y Tobago y en Ferrocarril Oeste, abrió la cuenta a los 3 minutos para el dueño de casa. Tras una gran jugada colectiva, el delantero cafetero la clavó de un ángulo para batir la resistencia de Carlos Kletnicki.

Golpeado, Acassuso salió disparado a buscar el empate pero se topó con un Fernando Lugo que atajó todo. Se lo opacó a Agustín Auzmendi, también a Damián Salvatierra, y para colmo de males, en el área opuesta ganaba otra vez Velasco pero sin la fortuna del arranque. Así San Miguel terminaba la etapa inicial arriba en el marcador por 1 a 0.

La complementaria arrancó favorable para el Quemero. Yael Falcón Pérez sancionó un penal en favor del conjunto de Rodolfo Della Picca pero Lugo le contuvo el disparo a Salvatierra. Más allá de eso, los de San Isidro no bajaron los brazos siquiera cuando quedaron con un hombre menos por la expulsión de Emanuel Grespán. Pero a esa altura, el Trueno Verde, que también terminó con diez jugadores, sabía que en su cueva tenía a un arquero clave para cuidar el cero.

Un viejo conocido, como el «Colo» Moramarco, le puso un freno a Acassuso. San Miguel lo derrotó por 1 a 0 en Los Polvorines consiguiendo así cortar con esa seguidilla de empates que lo catalogaban de un equipo que no podía ganar peor tampoco se permitía perder. Y el triunfo llegó justo contra un club con el que mutuamente se dieron muchísimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *