MUÑIZ 1 – DEPORTIVO PARAGUAYO 2: LLEGARON TARDE PERO REACCIONARON A TIEMPO

El Guaraní cantó victoria en la cancha de Belgrano de Zárate frente a un Rayo Rojo que ganaba en el primer tiempo pero luego fue una sombra en la complementaria. El cotejo, que empezó 20 minutos tarde por el tardío arribo de la visita, terminó en triunfo para los de la colectividad por 2 a 1 sobre los oriundos del partido de San Miguel.

Haber ganado el clásico terminó mareando a Muñiz. Después de la victoria en el derby, los dirigidos por Alberto Insaurralde trastabillaron en las dos contiendas que disputaron como locales mientras que, el restante, fue un empate inolvidable contra Centro Español. Quien se aprovechó de todo esto fue el Deportivo Paraguayo que cortó una racha adversa de siete cotejos sin victorias.

El local hizo prevalecer desde el comienzo la tranquilidad que tenía por no haberse vestido y calentado a las corridas, y también mostró las cartas del porqué hace tiempo se metió dentro de los equipos que virtualmente disputarían el Reducido. A los 8 minutos, Gustavo Ruíz Díaz exigió a Mariano Romero con un fortísimo remate que el guardameta visitante tuvo que desviar al tiro de esquina, volcándose contra la base de su poste derecho.

Pasado el cuarto de hora, y cuando Muñiz empezaba a hacerse protagonista, llegó el penal infantil de Kevin Patkovsky sobre Maximiliano Saura. Alejandro Acuña tomó la lanza y, desde los doce pasos, estampó el 1 a 0 que acompañó a ambos hasta el descanso. Deportivo Paraguayo, lo poco que pudo insinuar en la etapa inicial fue un tiro de esquina de Ángel del Puerto que buscó hacerlo olímpico y se terminó perdiendo por línea de fondo.

El entretiempo le hizo muy bien a la visita. Los dirigidos por Raúl Celín salieron con otro ímpetu a la complementaria, borraron del mapa a su rival, y terminaron festejando en Zárate. A los 4 minutos, un zapatazo de Javier Cermesoni rebotó en un jugador local, cobró efecto y estuvo cerca de colarse contra la base del palo derecho del arco defendido por Tiago Libares.

El Guaraní iba al frente y se encontró con el merecido empate rápidamente. En la segunda jugada de una pelota parada, Cristian Ruíz recibió en el vértice del área chica, y de mediavuelta puso el 1 a 1. No obstante, otra desatención del fondo del Rayo Rojo terminaría costándole el partido. Iban 23 cuando Damián Ramírez quiso despejar y le pegó para atrás al esférico. Allí, claramente, estaba el olfato goleador de Cermesoni para torcer la historia defintivamente en el norte bonaerense.

Deportivo Paraguayo, el que llegó tarde y tuvo que hacer todo a las apuradas, reaccionó a tiempo y se llevó un merecido triunfo de Zárate. Muñiz, que había empezado ganando, desapareció en la complementaria y terminó cayendo por 2 a 1 frente a un rival que llevaba mucho sin ganar y que le propinó un cachetazo digno de Arnaldo André a un plantel que post clásico no supo reencontrarse con la victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *