VILLA DÁLMINE 2 – ALMAGRO 0: ABRAZO BAJO LA LLUVIA

Villa Dálmine se abrazó bajo la lluvia por el triunfo por 2 a 0 ante Almagro que lo dejó en la expectativa del Reducido por el segundo ascenso del Nacional B. El Viola mostró coraje y corazón en un campo en el que se hizo difícil jugar por los charcos y aprovechó los goles en el principio y en el final del encuentro.

El inicio se demoró quince minutos para esperar que la lluvia cesara pero no sirvió demasiado porque el problema terminaron siendo las luces que no se encendieron a tiempo y provocaron otra demora de quince. Bajo una cortina de agua torrencial, el equipo de Campana encontró la ventaja a los dos minutos con un tiro libre rasante de Mariano Miño y el toque de Gastón Martínez a la red en el área chica. El cotejo se volvió trabado por el mal estado del terreno y los dos buscaron tanto el empate como el aumento del marcador. El Tricolor contó con la situación más clara con un remate en el palo de Jonathan Torres. Pero nada más interesante ocurrió.

En el complemento, los de José Ingenieros tomaron el protagonismo pero abusaron de los centros durante esos cuarenta y cinco minutos. La estrategia de la visita no funcionó y el Viola se topó con varias situaciones de contra en los pies de Emanuel Molina (de buen partido junto a Martín Comachi) e Ijiel Protti. En uno de los contraataques y en tiempo cumplido, Germán Lessman (entró en el segundo tiempo) luchó una pelota, la ganó, se resbaló y le quedó, finalmente, a Protti que definió arriba y al lado del palo para liquidar el pleito.

La lluvia jugó su partido y Villa Dálmine se adaptó mejor a las condiciones climáticas y al estado del campo. El Viola hizo los goles y obtuvo un triunfo que le sirve para ubicarse cada vez más arriba. Almagro sufrió un duro golpe y la dupla Orsi-Gómez se alejó del club.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *