CAMBACERES 4 – PUERTO NUEVO 1: ALERTA ROJA

El Rojo de Ensenada jugó un verdadero partidazo en el 12 de octubre, más digno de ser candidato a pelear arriba que de salir de la última colocación de la tabla de posiciones como realmente sucedió. Los dirigidos por Jorge Casanueva golearon por 4 a 1 al Portuario que, de todos modos, continuó dentro de los puestos de Reducido en la Primera D.

Defensores de Cambaceres tuvo un encuentro perfecto, frente a su gente, y no le dio chances de reacción a un Puerto Nuevo que, sacando el triunfo de la semana pasada, sumó su cuarto tropiezo en los últimos cinco cotejos que disputaron los muchachos de Carlos Pereyra.

A los 7 minutos del primer tiempo, el dueño de casa abrió la cuenta. Mariano Romero recibió un centro desde la izquierda, se acomodó en las proximidades del palo del arquero y no perdonó a Leandro Bonet con un latigazo intajable. El 1 a 0 empezó a justificarse con el correr de la etapa inicial y el trabajo majestuoso de Mauro Dubini.

Antes del cuarto de hora, Puerto Nuevo tuvo su gran oportunidad de empatar el cotejo pero Sergio Meli le ganó, por partida doble, a Nazareno Gómez. No obstante, cada avance de Cambaceres era peligroso y los de Casanueva tuvieron una oportunidad aún mejor que la de su rival. El «Nano» Bonet le tapó un mano a mano a Dubini, después corrió para ahogarle el grito a Fabián Maidana, y por último, Lucas Catalano la mandó por encima del travesaño.

Pasada la media hora de la etapa inicial, el local apretó el acelerador. Facundo Garcino, defensor central, empujó un centro desde la izquierdo como si fuese el número nueve del equipo y marcó el 2 a 0. Pero no todo quedaría allí previo al entretiempo. Cerca del epílogo del primer capítulo, Bonet falló en la salida tras una gran presión de Catalano y fue Maidana quien aprovechó, eludió al ex guardameta de Claypole y Centro Español, y definió con todo el arco a su merced.

Puerto Nuevo marchó rumbo a los camarines con una desventaja irremontable. Y Cambaceres aprovechó aún el mareo de su oponente para liquidar el pleito desde el comienzo de la complementaria. Porque los de Campana adelantaron sus líneas y el dueño de casa dispuso de una infinidad de contragolpes para que la tarde de Ensenada acabe en goleada.

Dubini hilvanó una corrida épica pero no quiso ser egoísta, descargó para Catalano, y el centrodelantero desaprovechó una situación inmejorable con un remate que se fue ancho. Sin embargo, el asistidor, tendría revancha en la siguiente jugada. El once local recibió un centro de Juan Manuel Díaz, mató la pelota con el pecho, e infló las redes rivales para anotar el 4 a 0 lapidario.

Con la goleada consumada, el Rojo empezó a mostrarle la pelota a su contrincante. Parecía que el quinto debía ser un golazo para ir de lleno a los especiales de fin de año de Fernando Lavecchia. Agustín Durán lo tuvo con un tiro libre que devolvió el travesaño de Bonet. Para colmo, el Portuario se quedaba con diez hombres por la expulsión de Santiago Correa. Y los lujos para el dueño de casa seguían pero Tomás Grisolía, esquivó hasta al arquero y falló en el remate.

Puerto Nuevo, recién sobre el cierre, pudo esbozar una sonrisa. Gómez descontó de penal y, encima, Felipe Viola le mostró la tarjeta colorada a Leandro Ledesma que, aburrido por la goleada, buscó irse a las duchas antes que sus compañeros. No obstante, más allá de eso, Cambaceres ganó 4 a 1 en una tarde donde se florearon en lo colectivo y dejaron en claro que de continuar por ese sendero, encenderán una alerta roja a más de uno de aquí al final de la temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *