BROWN DE ADROGUÉ 0 – TEMPERLEY 1: POLÉMICA EN BOCCA DE TODOS

En un partido chato pero con polémicas en el final, Temperley venció sobre la hora a Brown de Adrogué por 1 a 0 en el estadio Lorenzo Arandilla con un tanto de Mauro Guevgeozián de penal.
Hirvió Adrogué y no fue por el calor. Y es que en el último minuto de juego el “Trico” pasó de ganarlo a perderlo por dos jugadas muy discutidas que cobraron un juez asistente y el árbitro del cotejo.
Más allá de estas jugadas en particular, el encuentro careció de ideas en ofensiva de los dos lados. Sólo un par de acciones en donde Benegas y Campana no pudieron marcar y un remate de media distancia que Ríos contuvo fueron lo más neto del primer tiempo.
La parte complementaria encontró a un Brown un poco más volcado y decidido en ataque. Sin embargo, el cotejo se encaminó a un cero a cero hasta los cuarenta y cinco minutos de esa etapa en donde todo cambiaría.
En esos sesenta segundos, el juez asistente que marcaba el ataque de Brown y la defensa de Temperley cobró un fuera de juego milimétrico de un delantero tricolor (anotaba el 1 a 0) y, luego, Bruno Bocca, árbitro principal del match, entendió que el toque de la pelota en el brazo por parte de Ortíz, que estaba conteniendo a Guevgeozián detrás de él, fue intencional. El mismo atacante celeste se encargó de transformar el penal en un festejo que liquidaría la historia y provocaría que todo el equipo y la parcialidad local le protestaran al árbitro debido a que consideraron erróneas sus decisiones.
De esta manera, el “Gasolero” suma 22 puntos, dos más que su rival de esta jornada, y quedó a uno del reducido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *